Igual que todas las personas necesitamos seguir una dieta variada y nutritiva, los animales también necesitan el aporte nutricional y calórico adecuado a su organismo para que podamos cuidar de la salud de las mascotas.

En este artículo vamos a centrarnos en la comida para gatos, en concreto en recetas caseras para gatos, ya que son muchas las personas que prefieren ofrecer este tipo de alimentación a sus mascotas que comprar pienso o latas de comida blanda ya preparadas para el consumo.

La dieta de un gato debes ser variada, al igual que la nuestra, y medida para controlar el sobrepeso. Además hay alimentos que nunca deberemos ofrecerle a un gato como leche (muchos gatos presentan intolerancia a la lactosa), ajos y cebollas (contienen tiosulfato de sodio, un compuesto inorgánico y cristalino que resulta tóxico para los gatos), embutidos (pueden provocar problemas digestivos en los gatos), cafeína, huevos crudos, alcohol o chocolate y dulces.

Teniendo claro esto, a continuación te ofrecemos 4 recetas saludables para gatos:

  1. Hierve atún o sardinas. Trocéalas sin espinas y mézclalo con arroz hervido. Los gatos pueden comer arroz hervido sin problema. No debes ofrecerle a tu gato el pescado crudo ni frito.
  2. Salmón con brócoli: hierve brócoli y mezcla un pequeño cogollo del mismo con una taza de salmón troceado.
  3. Haz un puré de zanahorias hervidas. Mezcla una taza de este puré con una taza de pollo cocido y troceado. Nunca le ofrezcas pollo con piel, ya que esta no es saludable.
  4. La última de las 4 recetas saludables para gatos que te queremos ofrecer, es esta elaborada con carne cocida y molida, arroz hervido y espinacas hervidas. Mezcla una taza de carne con una de espinacas y añade media de arroz.

La proteína y la grasa animal son esenciales en la dieta de los gatos. En concreto, más de la mitad de su dieta debe estar compuesta por proteína, ya que los gatos son animales carnívoros. Por lo tanto, puedes variar alimentos en su comida diaria como pollo, carne vacuna, hígado, conejo, etc. La grasa también es saludable para nuestros gatos, pero hay que controlar la cantidad para evitar la obesidad felina.

Si detectas que tu gato está cogiendo más peso del que debería, o por el contrario detectas que ha perdido fuerza y musculatura, acude al veterinario para que este te indique qué está faltando o qué está sobrando en las recetas caseras para gatos que le preparas.