Dicen que los gatos tienen siete vidas y que son tremendamente inteligentes. Algunas investigaciones se atreven a afirmar que, incluso, los gatos entienden algunas leyes físicas. Por lo tanto, ¿crees que un gato no puede ser feliz viviendo en un piso?

Sí puede, pero depende del cuidado que le demos a nuestra mascota.

Los gatos domésticos son muy caseros y les encanta estar en el hogar, haciendo compañía a su dueño. Pero es necesario que cuidemos algunos aspectos de su estancia dentro de casa, para que el gato se encuentre cómodo, sano y feliz y para que las personas no se incomoden con los hábitos del animal.

A continuación te ofrecemos algunos consejos para tener un gato en un piso. Por muy pequeño que sea tu hogar, cuidar de tu mascota y ofrecerle sus espacios vitales y sus controles veterinarios y sanitarios, será suficiente para que el animal viva sin problemas:

  • Dale un lugar para el descanso, lejos de corrientes de frío o de demasiado calor. Prepara una camita para gatos donde tu mascota pueda descansar siempre que quiera, tranquila.
  • Coloca su caja de arena siempre en el mismo lugar y deja que haga ese espacio suyo. Mantén la arena siempre limpia para que le resulte cómodo realizar sus necesidades. Su comedero y su bebedero también debe estar siempre disponible en un lugar para que el gato se alimente y se hidrate siempre que lo necesite.
  • Cuida la higiene de tu felino: cepilla a tu mascota con asiduidad. La caída del pelo del gato hace que este se acumule sobre su cuerpo. Cepillarle ayudará a eliminar el pelaje suelto y le relajará. Corta sus uñas, limpia sus orejas, etc.
  • Otro consejo para tener un gato en un piso, es que mantengas las puertas de las habitaciones y de todas las estancias abiertas. Los gatos son animales muy territoriales. Su instinto natural es marcar el territorio en el que se hallan y hacerlo suyo. Las puertas cerradas les ponen nerviosos porque encierran espacios a los que no pueden acceder y que por instinto natural, necesitan acceder.
  • Ofrécele juguetes: puedes pasear a tu gato en el exterior, pero los paseos de los gatos son menos frecuentes que los paseos de los perros. Para que se mantenga entretenido, un gato dentro de un piso puede jugar con muchos juguetes destinados a este tipo de animales.

Aplica todos estos consejos para cuidar de tu mascota y conseguirás que tener un gato en un piso no sea un problema ni para él ni para ti. Con todo lo señalado y tu cariño y atención, tu gato se mostrará tranquilo y encantado.