Los perros son mucho más sensibles al calor que los humanos. Por eso, un día caluroso puede resultar un gran peligro para su vida, si sufre un golpe de calor. El principal síntoma es el agotamiento excesivo.

El golpe de calor es una subida de temperatura interna del cuerpo del perro. Algunos canes soportan mejor el calor que otros; entre los más delicados se encuentran los cachorros y perros ancianos, las razas de hocico corto (como bulldogs) y aquellos que tengan sobrepeso, problemas cardiacos o pulmonares.

Una diferencia radical con el ser humano es que los perros no transpiran como nosotros, sino que jadean y así enfrían su cuerpo, cuando hacen ejercicio o el ambiente es caluroso. Por eso, es tan importante buscar las horas más frescas de la jornada, evitando los ejercicios extenuantes, por ejemplo, a medio día, cuando los rayos del sol son más peligrosos.

De media, la temperatura que pueden soportar sin problemas es de 38 a 38,5 grados, por lo que todo lo que esté por encima de ese rango, puede ser perjudicial si no se toman precauciones.

Algunos consejos:

  • Siempre hay que procurar que nuestra mascota tenga agua fresca y limpia; y en épocas de calor, mucho más, para evitar la deshidratación.
  • Lleva contigo un bote con agua para hidratarla durante los paseos. También se deben crear lugares protegidos del sol, donde pueda descansar.
  • Nunca dejes a tu mascota en el coche con las ventanillas cerradas, aunque sea unos minutos, ya que el incremento de la temperatura dentro del vehículo puede llegar a ser mortal.

Si a pesar de todo tu perro sufre un golpe de calor, recuerda que lo primero es llevarlo a un sitio fresco para bajarle la temperatura gradualmente. De igual forma, busca un trapo o esponja, mójala y pónsela en zonas como la panza, las ingles, la cabeza, cuello y el lomo. También puedes ponerle paños frescos. Pero no conviene que el agua esté helada o muy fría para evitar un enfriamiento rápido.

Después, puedes darle a beber agua en pequeñas cantidades. Pero si presenta vómitos o diarreas, lo mejor es acudir al veterinario de forma inmediata.