Enseñar las normas de seguridad vial a tu hijo es vital para que sepan desenvolverse con corrección y corriendo el menor peligro posible como peatones y también frente al volante cuando sean adultos.

Una de las normas que deberán tener clara cuando conduzcan, será la de cómo circular de manera correcta en una rotonda, uno de los elementos  más presente en calles y carreteras de nuestro país y sobre el que siguen existiendo dudas de cómo afrontarlo.

Tan sólo hay que observar un rato la circulación sobre una rotonda y el comportamiento de los vehículos que por ella transitan para darse cuenta de que muchos conductores cometen errores que pueden ser fatales de cara a sufrir o provocar un accidente de tráfico.

Cuándo ceder el paso, en qué carril colocarnos mientras trazamos la rotonda y cómo salir de ella son los puntos en los que los conductores suelen dudar y errar.

Para evitar sustos innecesarios, a continuación te mostramos cómo circular correctamente en una rotonda. Toma nota para lograr conducir con seguridad en todas ellas:

  • Lo primero que debes tener claro antes de entrar con tu vehículo en una rotonda, es que los coches que ya se encuentran dentro de ella tienen preferencia sobre ti. Aun así, los coches dentro de la rotonda deben facilitar, en la medida de lo posible, la incorporación a la misma de los vehículos que pretenden entrar en ella.
  • Al entrar en la rotonda debes pensar qué salida de la misma vas a tomar para posicionarte en el carril correcto.
  • Si tu intención es abandonar la rotonda por la primera salida, la trazada del tramo correspondiente hasta dicha salida la deberás realizar por el carril situado más a la derecha.
  • Para tomar salidas posteriores a la primera, lo correcto será situarse en los carriles más interiores de la rotonda e ir desplazándonos con el vehículo hacia el carril de la derecha, de manera progresiva, a medida que nos vayamos acercando a la salida que queremos tomar.
  • Si nos encontramos con atascos de tráfico dentro de la rotonda y no nos es posible situarnos en el carril derecho para tomar la salida, nunca debemos tomar la misma directamente desde el carril interior. Lo que debemos hacer es volver a dar la vuelta a la rotonda hasta poder situarnos de manera correcta.
  • Al llegar a una rotonda, si nos encontramos con otro vehículo situado a nuestra derecha, este tendrá preferencia sobre nosotros para entrar a la misma.