Para conducir con tranquilidad y seguros de que vamos a disfrutar de un viaje confortable es necesario que el habitáculo de nuestro vehículo esté cuidado.

Unos asientos cómodos  y una ambiente acogedor harán que cualquier desplazamiento resulte mucho más agradable. No sólo para el dueño del coche, sino también para las personas que se disponga a desplazar junto a él.

Detalles como quitar los malos olores del coche, mantener la higiene de todas las piezas o mantener una tapicería cuidada, pueden convertir a tu automóvil en un espacio en el que dé gusto viajar.

Mantener cuidada la tapicería del coche requiere de un aseo rutinario que no debemos abandonar. El material textil del que están compuestos los asientos de nuestro coche tiende a cumular manchas, olores y a desgastarse o a sufrir roturas debido al uso.

Con el tiempo, si no se cuida la tapicería del coche, esta puede mostrar un aspecto envejecido y deslucir mucho la imagen general de nuestro vehículo.

Cenizas de cigarros, huellas de zapatos, restos de comida, líquidos derramados, polvo, arena, rasguños, pelos… la tapicería del coche es como un imán de suciedad y marcas a las que debemos prestar atención.

Trata de aspirar los asientos de tu coche al menos una vez a la semana para eliminar todos los restos de suciedad que no estén incrustados pero que mantienen sucia la superficie.

Para eliminar las manchas de la tapicería de tu coche, no dudes en utilizar algún kit de limpieza específico para este fin y que puedes encontrar en cualquier establecimiento destinado a ofrecer todo tipo de servicios para tu vehículo como talleres, gasolineras, etc. Los puedes encontrar de varios tipos (jabones líquidos, espumas…), que resultan muy efectivos.

Para las roturas o rasguños también existen efectivos Kits de reparación disponibles en el mercado. Suelen incluir tintes para textiles y plásticos perfectos para disimular roces, roturas o pequeños agujeros en los asientos del vehículo.

Para mantener la tapicería de tu coche como nueva, la mejor solución es prevenir daños. Evita fumar o comer dentro del coche y no descuides la higiene del mismo, aplicando el aspirado y los productos indicados anteriormente. Al igual que nos preocupamos por lucir una carrocería brillante y reluciente que hace que el aspecto exterior de nuestro vehículo sea impecable, debemos procurar que al entrar, el habitáculo del vehículo no desluzca en comparación con el resto.