¿Sabías que el color de un vehículo es uno de los principales factores emocionales que influyen a la hora de comprar un coche?

Pero antes de dejarte llevar por la impulsividad de tus gustos y sensaciones en lo que se refiere a esta cuestión, debes conocer algunos datos revelados tras un estudio realizado en Singapur y que podría hacer que pienses dos veces de qué color quieres que sea tu coche antes de comprarlo.

El color de tu coche podría protegerte de accidentes.

Durante tres años se estudió el nivel de movilidad y siniestralidad de los taxis de Singapur. Las conclusiones fueron sorprendentes. Estos vehículos, de color amarillo, sufrían un 9% menos de accidentes que el resto de coches de otro color.

¿Es entonces el color un factor importante en la protección frente al volante? Si analizamos los resultados de este estudio, podríamos pensar que sí, que el color amarillo podría ser el color más indicado para, por ejemplo, ser usado en los vehículos que son utilizados como medio de transporte público.

Sin embargo, este estudio podría tener una doble lectura según algunos expertos. Podría ocurrir que los conductores más precavidos, cuidadosos y que más se sienten preocupados por la seguridad, se decidieran a escoger aquel color de coche que alguien les asegure que puede protegerles más al volante. De esta forma, si hay más conductores precavidos con coches de color amarillo, las cifras de siniestralidad de coches de este color, por lógica, bajarían.

Aún con esta sospecha, hay que decir que el estudio realizado en Singapur es válido en este sentido, ya que tuvo esta variable en cuenta. Los conductores analizados respondían a todo tipo de perfiles, desde más temerarios a más precavidos. Es decir, no se hizo una preselección con los conductores más prudentes.

Además de esto, se da la circunstancia de que en Singapur también existen taxis de color azul. En el caso de estos últimos, el nivel de siniestralidad fue mayor que en el de los coches amarillos, sobre todo de noche, cuando con la oscuridad, eran más difíciles de ser vistos por el resto de conductores.

Todos estos datos aportados hacen que la Universidad de Singapur, impulsora del estudio, afirme que el color del coche puede proteger de los accidentes en carretera.

Ante la pregunta: ¿qué valoramos cuando compramos un coche?, una de las respuestas más comunes es la seguridad. Quizás ahora, la elección del color sea igual de prioritaria.