Nunca parece que estemos del todo concienciados con la importancia de la seguridad vial. Las imprudencias cometidas al volante y como peatones son constantes y las podemos ver cada día.

La seguridad vial es el quinto problema para los españoles y todos los organismos pertinentes apuntan a la educación como principal apoyo hacia el camino de la toma de conciencia de este problema.

Es vital que los niños aprendan normas de seguridad vial desde que son muy pequeños. Enseñar a los menores ciertos actos e implantarlos en su vida como una rutina puede ser un arma infalible para aumentar su protección.

La enseñanza de las normas de seguridad vial a niños en las escuelas es una petición que se está haciendo de manera reiterada por parte de las instituciones competentes. Pero en casa también puedes educar en este sentido.

A continuación te ofrecemos unas cuantas ideas para que tu hijo aprenda normas de seguridad vial jugando, porque el juego es una de las formas más eficaces de inculcar ideas en los menores:

  • Al viajar en el coche con niños o cuando camines con ellos por la calle puedes aprovechar para explicarle todas las normas de seguridad vial que vayas cumpliendo. Puedes explicarle las señales de tráfico y poco a poco lograr que aprenda su significado. Puedes jugar a los acertijos y que el pequeño adivine qué significa una u otra señal.
  • Semáforos caseros: juega con tu hijo a los semáforos en casa. Tú puedes hacer de semáforo y él de peatón. Si sacas una cartulina circular verde, tu hijo podrá atravesar la puerta. Si la cartulina es roja, el menor deberá esperar hasta que tú decidas sacar la verde para que pueda atravesar el umbral de la puerta y acceder a la estancia. Después podéis intercambiar los papeles.
  • En el parque: los espacios abiertos y seguros para los niños, como los parques, son perfectos para practicar juegos que ayuden a inculcar las normas de seguridad vial. Improvisa un coche de juguete que el pequeño pueda conducir. Crea un circuito. Puedes dibujar en la arena la carretera y la acera. Enseña al niño a ponerse el cinturón antes de iniciar el movimiento, a que obligue a las personas que van con él a subirse y a bajarse del coche por el lado de la acera, a parar en los pasos de cebra, etc.

Si aplicas todas estas ideas para que tu hijo aprenda normas de seguridad social jugando, estarás ayudando a que corra menos peligro en la calzada y a que, cuando sea adulto, practique una conducción segura.