La seguridad vial es una de las grandes preocupaciones de los españoles. Para la Dirección General de Tráfico es su prioridad. Para garantizar la fluidez del tráfico y una circulación con el menor riesgo de accidente posible, ha establecido una serie de medidas. El objetivo es reducir las cifras de siniestralidad, que pese a los esfuerzos, han comenzado a aumentar después de una década de bajadas.

Por un lado, además de que los taxis así como los vehículos de uso compartido puedan circular por el carril central BUS-VAO de la A6 de Madrid, también lo podrán hacer los vehículos que cuenten con el distintivo de cero emisiones. En el caso de los vehículos con distintivo C, B o ECO, también podrán hacer uso de este carril cuando la Dirección General de Tráfico lo autorice mediante la señalización correspondiente.

En el caso de los vehículos de transporte de mercancías peligrosas contarán con una actualizada red de carreteras por las que podrán circular para así garantizar la seguridad en el coche del resto de conductores de otro tipo de vehículos.

Otra de las medidas especiales de la DGT para regular la circulación ha sido la de marcar una serie de fechas y vías en las que no se podrá celebrar ningún evento de tipo deportivo o de cualquier otra categoría que pueda influir en la fluidez de la circulación y en los usuarios que circulan por ellas.

También se contará con refuerzo de agentes y medidas para regular el tráfico en aquellos puntos de las vías en los que por circunstancias especiales o concretas se produzca aglomeración de tráfico.

Además de estas medidas especiales de la DGT para regular la circulación, el Organismo incluye otras como la restricción de cierto tipo de vehículos en las vías que consideren oportunas cuando los usuarios se van obligados a conducir bajo condiciones meteorológicas adversas.

Algo que también ha tenido en cuenta la DGT es cómo una obra en una vía puede influir en la fluidez del tráfico. Para evitar molestias a los usuarios y garantizar aún más su seguridad con la descongestión del tráfico que podría generarse, se podrán suspender según qué tipo de obras en días puntuales en los que se detecte que el tráfico podría verse afectado de manera grave por dicha obra.

Por último en carreteras que posean tramos con un alto nivel de siniestralidad, se podrá restringir la presencia de vehículos ligeros y pesados.