Para poder realizar una conducción eficiente en motoes necesario que todas y cada una de sus piezas respondan de manera adecuada. Una de esas piezas claves para lograr la potencia deseada, es la transmisión.

La fuerza del motor es desplazada a las ruedas a través de la transmisión de la moto, la cual puede estar formada por la cadena, la correa o el cardán, dependiendo del tipo de vehículo o de modelo escogidos.

A continuación os explicamos en qué consisten estos tres tipos de transmisiones de la moto:

  • Transmisión de moto de cadena: se trata de una transmisión en la que la pieza clave es una cadena de eslabones. Esta puede presentar juntas de goma llamadas ‘retenes’, para hacer de barrera a la suciedad, o no. Siempre debe permanecer engrasada y bien tensada para que cumpla a la perfección su función. Por eso es necesario revisar su estado de forma periódica. La transmisión de cadena es una de las más eficaces para que la moto adquiera potencia, y para el mantenimiento de la moto no supone un gran problema si fuera necesario cambiar o reparar alguna de sus piezas.

  • Correa: la transmisión de correa de la moto funciona de la misma forma que la transmisión de cadena. En este, una de las piezas claves, en vez de ser una cadena de eslabones como hemos expuesto en el primer punto, es una correa de goma que cumple la misma función que aquella. La correa es más duradera que la cadena y necesita menos mantenimiento. Al contrario que la cadena, la correa transmite menos potencia del motor.

  • Cardán: el cardán es una pieza de transmisión de la moto formada por una serie de ejes que, si bien en un principio desestabilizaban algo el nivelado de la moto, hoy se han logrado mejoras significativas en su funcionalidad. La mayor ventaja de este tipo de transmisión es que no requiere apenas mantenimiento. Conducir la moto con seguridad de que la correa de transmisión o la cadena no se va a romper o a destensar, es una preocupación que no existe con el cardán. El problema es que se trata de un mecanismo más pesado que el de los dos puntos expuestos anteriormente, por lo que la potencia que transmite es menor.

Ahora que ya conoces los tres tipos de transmisión de la moto, piensa cuál se adecua mejor a tus necesidades y gustos antes de decantarte por uno de ellos.