Proteger nuestro hogar de la suciedad y los gérmenes es una de las tareas más tediosas a las que nos debemos enfrentar en nuestro día a día. Pero si queremos que nuestro hogar luzca bonito y acogedor, no nos queda más remedio que atender a la limpieza de cada estancia de la casa.

En el siguiente artículo vamos a centrarnos en una de las partes de la casa que más suciedad acumula: las juntas de los azulejos. Por muy limpios y brillantes que los azulejos del baño, de la cocina o de cualquier otra zona del hogar, luzcan, si las juntas entre unos y otros están sucias, nunca lograremos que la estancia luzca todo lo bien que querríamos.

Las juntas están formadas por una pasta que encola los azulejos sobre una superficie. Su textura es porosa y tienden a acumular polvo, grasa, suciedad y bacterias que rápidamente son absorbidos por el material que las conforman.

A continuación te mostramos unos cuantos consejos para que sepas cómo limpiar las juntas de los azulejos y para que estas recobren su color blanquecino original. Renueva tu hogar haciendo que zonas de la casa como las mencionadas recobren su aspecto original y luzcan como el primer día:

  • Remedios naturales para limpiar las juntas de los azulejos: si no quieres utilizar productos químicos, existen algunos naturales que resultan muy efectivos para la limpieza del hogar. Uno de ellos es el vinagre blanco, que además de combatir los malos olores, es un magnífico desinfectante. Diluye media taza de vinagre blanco con un cuarto de taza de agua. Aplica el producto en las juntas y déjalo actuar quince minutos. Después frota la mezcla con un cepillo para retirar la suciedad de las juntas.
  • Al remedio mencionado en el punto anterior puedes añadir un poco de bicarbonato para potenciar el efecto limpiador de la mezcla.
  • Lejía para limpiar las juntas de los azulejos: si no te importa utilizar productos de limpieza más convencionales y comerciales, la lejía es uno de los blanqueadores y desinfectantes más potentes. Llena medio barreño con agua tibia y añade un chorro de lejía. Con un cepillo extiende y frota la mezcla sobre las juntas. Poco a poco percibirás cómo la suciedad y los hongos acumulados en ellas se van retirando.

Aplicando cualquiera de estos tres métodos para limpiar las juntas de los azulejos, lograrás mejorar el aspecto y la higiene de cualquier estancia de la casa.