Para cuidar de nuestro hogar y hacer de él un espacio acogedor, la decoración es un factor imprescindible.

El aspecto de nuestro hogar puede cambiar con el paso de una estación a otra. Y es que al igual que nosotros renovamos vestuario, zapatos y complementos, para encontrarnos cómodos y guapos, según aumentan las temperaturas, cada vez se está imponiendo más la moda de la decoración estacional.

Nuestro hogar también puede renovarse y lucir un aspecto más fresco y natural en los meses de la primavera y el verano.

Para ello, no es necesario realizar un gran desembolso de dinero ni hacer un gran trabajo de decoración que nos ocupe demasiado tiempo y nos suponga un gran esfuerzo.

Existen tres elementos para decorar el hogar en verano que pueden resultarte muy útiles para que este luzca con una imagen renovada de cara a los meses de más calor. Pequeños objetos de decoración y elementos textiles sustituibles como cojines, alfombras y cortinas pueden lograr una decoración veraniega de manera muy sencilla. La clave está en los materiales de los que están compuestos, el color y su disposición. Toma nota:

  • El mimbre: se trata de un material natural cuyo color y aspecto siempre ofrecen un aire campestre y fresco a cualquier estancia. Decora tu casa con cestos, lámparas o sillas elaborados con mimbre. En las terrazas y jardines, combinados con elementos florales, resultan ideales para dar la bienvenida al verano. Materiales como este, procedentes de la naturaleza, como el mimbre o la madera, son perfectos para dar ese toque estival y naif.
  • Estampado tropical: está de moda. Los estampados vegetales y florales, verdes y coloridos en cojines, cortinas o alfombras y en materiales vaporosos y ligeros, darán un aspecto completamente renovado a tu hogar.
  • El color blanco: fresco, luminoso, perfecto para para combinar con cualquier color y repeler el calor. Cambiar el color de la paredes de tu casa o incluso cambiar el color de algún mueble viejo, pintándolo en un tono blanco, generará espacios acogedores en los meses de primavera y verano. También puedes incluir objetos decorativos con esta tonalidad como marcos de fotos, cuadros y espejos, o como jarrones.

Recuerda estos tres elementos para decorar tu hogar este verano si estás pensando en dar un cambio de imagen a tu casa. Combinando bien estas tres ideas podrás lograr espacios oxigenados, aireados, luminosos y frescos, perfectos para esta época del año y con un coste que apenas repercutirá en tu bolsillo.