¿Eres de los que aún se resiste a limpiar el congelador? Muchas personas jamás se han animado a realizar la limpieza de su congelador, ya que es una tarea pesada en la limpieza de la cocina. Sin embargo, si quieres que tu frigorífico funcione correctamente y los alimentos se mantengan en las mejores condiciones posibles, la limpieza frecuente de este electrodoméstico, es fundamental. Por este motivo, desde el Corte Inglés Seguros, te queremos ofrecer unos consejos, efectivos y fáciles, para limpiar el congelador de tu hogar. ¿Te animas?

¿Por dónde puedes empezar?

  • Para comenzar a limpiar el congelador, lo primero que deberás hacer es vaciar (retira los alimentos caducados), poner el congelador en el 0 y desenchufar el electrodoméstico.
  • Una vez hayas realizado el primer paso, tendrás que dejar que se derrita el hielo. Para ello, deja abierta la puerta del congelador hasta que el hielo se deshaga. Como truco, si quieres acelerar el proceso, introduce en el interior del congelador una olla con agua caliente o una máquina de vapor. No utilices instrumentos metálicos para desprender el hielo de las paredes, ya que puede estropear el electrodoméstico.
  • Una vez que el congelador está completamente vacío de hielo y escarcha, retira con un paño los restos de comida, que se hayan podido quedar sueltos por el congelador.
  • Cuando no tenga hielo ni restos, limpia el interior con dos o tres cucharadas de bicarbonato de sodio y un poco de agua. El bicarbonato, si aún no lo sabes, es fantástico para limpiar, eliminar los malos olores y acabar con las bacterias.
  • Una vez está completamente limpio, comprueba que no queda ningún resto de agua y que está todo el electrodoméstico bien seco y limpio.
  • Mete las baldas y cajones, previamente lavados con jabón y un estropajo, e introdúcelos secos.
  • Vuelve a conectar el congelador y déjalo 15 minutos, antes de volver a colocar la comida.

Pon en práctica estos consejos para limpiar el congelador y alarga la vida de tu electrodoméstico.

 Y recuerda, protege siempre tu vivienda contratando un buen seguro de hogar