No siempre es fácil elegir el seguro de nuestro hogar. Sin embargo, es importante no subestimar la decisión, ya que de él dependerá la protección de nuestra vivienda ante accidentes, robos y otros imprevistos. Para no volvernos locos ante tantas opciones que hay en el mercado, la empresa del sector FinTech (financieras que crean productos sustentados en las nuevas tecnologías) Wiquot.com nos da unas claves para elegir el mejor seguro de hogar.

Consejos para elegir el mejor seguro de hogar

1. Escoge en función de tus necesidades. El primer paso es saber qué necesidades tenemos y, en función de eso, analizar las coberturas, los capitales de indemnización, las limitaciones y las exclusiones de cada seguro que valoremos.

2. Lee con detenimiento la letra pequeña. Es fundamental revisar con esmero nuestro seguro y saber en qué casos estamos cubiertos y cuándo no. El mayor número de reclamaciones a aseguradoras viene marcado por las excepciones o detalles incluidos en la letra pequeña.

3. Resuelve cualquier duda. Antes de contratar nuestro seguro debemos repasarlo minuciosamente y preguntar todo aquello que no nos quede cien por cien claro. Un punto fundamental es comprender qué se entiende por continente y qué por contenido, para que se haga una valoración correcta y no caer en un infraseguro.

4. Calcula bien el valor de tu hogar. La póliza que deberemos pagar se realizará en función del valor de lo asegurado. Por este motivo, es fundamental ser transparente y no tirar a la baja nuestro patrimonio para pagar menos. Cada vez son más compañías las que permiten esta infravaloración mediante la creación de los llamados infraseguros y, en caso de accidente, la indemnización puede ser tan baja que no legue a cubrir ni una parte de lo dañado.

5. Examina las coberturas. Aunque el único seguro de daños obligatorio en el hogar es el de incendios si hay hipoteca, la mejor opción es optar por uno que ofrezca amplia variedad de coberturas fijas (daños en el hogar, rotura de cristales, reposición de documentos, servicios de bomberos, de aparatos eléctricos, etc.), ya que si no es así y queremos ampliarlas más adelante, es muy probable que el precio se dispare considerablemente. No obstante, es muy importante que la póliza contemple las coberturas de responsabilidad civil y protección jurídica ante cualquier siniestro, por lo difícil que resulta afrontar situaciones en las que se han producido daños a terceros.

6. Confirma el método de indemnización. Antes de firmar la póliza debemos tener claro cómo, en caso de que haya un accidente, realizará la indemnización la compañía aseguradora. Algunas lo hacen económicamente abonando el valor que se haya establecido y otras reponiendo lo dañado. Por ejemplo, en el caso de un televisor, una compañía otorgaría el dinero en el que está valorado y otra la sustituiría por otra similar. Esto es especialmente importante si el objeto dañado es la casa, a causa de un incendio, por ejemplo. Por eso debemos saber qué modo es el que mejor se adapta a nuestro perfil.

7. Fíjate en la duración del contrato. La duración de nuestro seguro de hogar siempre deberá estar reflejada en la póliza y no podrá superar los diez años de plazo. Posteriormente el contrato se podrá prorrogar de forma anual. En caso de querer cancelar el acuerdo, el usuario deberá notificarlo con un mes de antelación y si la compañía realiza algún cambio en el contrato deberá informar, como mínimo, dos meses antes.

Antes de firmar ningún papel, ten seguras las condiciones de tu seguro de hogar. Sólo así estarás tranquilo cuando algún imprevisto altere su integridad.