Los tuppers suelen ser los recipientes para congelar alimentos, más utilizados. Pero también el papel de aluminio es muy utilizado para este fin. Se trata de un material perfecto para conservar alimentos y aislarlos de la luz o de la temperatura y humedad del exterior.

El papel de aluminio es fácil de usar y resulta muy efectivo, ya que es extremadamente fino y moldeable. Pero ¿lo estamos utilizando bien?

Muchas personas tienen esta duda debido a falsas informaciones que han aparecido en los últimos años en forma de mensajes que se viralizan a través de whatsapp y Redes Sociales. Estos mensajes plantean la cuestión si se pueden usar las dos caras del papel de aluminio.

Los fraudes a través de servicios de mensajería suelen ser frecuentes. Ya hemos alertado en alguna ocasión sobre el cuidado que hay que tener con el fraude las videollamadas por whatsapp que durante un tiempo circuló. Ahora esta alerta pone el foco sobre esta falsa información que ha circulado sobre el papel de aluminio.

Lo que dice el mensaje mencionado es que la cara menos brillante del papel de aluminio debería ser la que no estuviera en contacto con el alimento. De ser así, al envolver un producto alimenticio con papel de aluminio deberíamos colocar la cara brillante del mismo hacia dentro y la cara mate hacia fuera. El motivo que dan es que la zona mate contiene más aluminio que en contacto con el alimento puede contaminar a este y resultar tóxico para la salud.

Lo primero que debes tener claro es que esta información es falsa. La diferencia entre las dos caras del papel de aluminio se debe a un mero hecho en el proceso de fabricación que nada tiene que ver con el mayor o menor contenido de aluminio en ellas.

Para prensar el papel, se utilizan rodillos en el proceso de producción. La cara del papel que roza con ellos queda más pulida y brillante. Pero para envolver alimentos se puede usar de manera indistinta una u otra cara del papel de aluminio.

Por lo tanto, no temas por la seguridad de tu salud a la hora de envolver alimentos con este material, porque estará a salvo. Para que el aluminio pueda resultar tóxico debería traspasar al alimento en cantidades superiores a las recomendadas, que son no superiores a 1mg/Kg de alimento, cifras que en ningún caso se superan con el uso del papel de aluminio.