Dentro del cuidado de nuestro hogar, los electrodomésticos son elementos a los que debemos atender para que cumplan su valiosa función durante mucho tiempo y de la manera más eficaz.

Uno de los electrodomésticos más preciados en las casas y que nos ahorra gran cantidad de trabajo es, sin duda, el lavavajillas.

Su presencia en los hogares causó una auténtica revolución, librándonos de la engorrosa tarea de tener que fregar a mano nuestros cubiertos, platos, vasos, sartenes, etc.

Su modo de empleo es muy sencillo, pero aunque pensemos que estamos utilizándolo todo lo bien que se puede, lo cierto es que seguro que desconoces ciertos trucos para usar el lavavajillas y sacarle el máximo partido. A continuación te los mostramos. Toma nota y pruébalos tú mismo en casa.

  • Vinagre blanco: si colocas una tacita con vinagre blanco en la bandeja superior, no sólo lograrás que tu vajilla de cristal luzca más brillante y reluciente, sino que además conseguirás eliminar los malos olores del lavavajillas.
  • Colocar la vajilla en su lugar correcto y en la posición correcta ayudará a que no queden restos de manchas. Por ejemplo, notarás cómo los cubiertos, que son elementos que tienden a acumular manchas que no terminan de limpiarse bien, se lavan mucho mejor si los colocas por tipos y no mezclados unos con otros.
  • ¿Sabías que el lavavajillas puede ser aprovechado para lavar otros elementos del hogar? Por ejemplo, si tienes herramientas de bricolaje o jardinería, puedes lavarlas en el lavavajillas en vez de a mano. Incluso prendas que no quieres que pierdan su forma, como por ejemplo una gorra con visera o unas zapatillas, las puedes colocar en la bandeja superior de tu lavavajillas.
  • Para sacarle el máximo partido a tu lavavajillas, recuerda limpiar cada tres o cuatro semanas el filtro. Esta zona acumula mucha suciedad que con el tiempo puede afectar al buen funcionamiento de tu electrodoméstico.

Recuerda que puedes reducir el consumo de tus electrodomésticos haciendo un uso inteligente de los mismos. En el caso del lavavajillas, trata de usar programas de lavados cortos cuando no necesites uno de gran intensidad. Para no malgastar agua también debes procurar poner en funcionamiento tu lavavajillas cuando esté completo de carga. Así evitarás tener que accionarlo cada poco tiempo, malgastando agua para lavar una pequeña cantidad de platos o vasos sucios. Espera a llenarlo y lávalos todos de una sola vez.