Cuando nos disponemos a preparar un viaje largo, todos solemos pensar en medios de transporte como el avión o el tren y en los problemas que pueden surgir con las compañías en caso de demora o pérdida de equipaje. Pero pocas veces nos planteamos estos inconvenientes si viajamos en autobús.

Debes saber que desde 2013 existen una serie de regulaciones del transporte por carretera, que introdujo la UE para garantizar los derechos de los usuarios. Por lo tanto, si viajas en autobús también tienes derechos.

Las compañías de transporte están obligadas a facilitar toda la información necesaria sobre el viaje, en sus terminales de autobuses. Si decides contratar un viaje por Internet, las compañías también deben facilitar a través de su página web toda la información necesaria en lo que se refiere a los derechos de los usuarios de autobús.

Existe la posibilidad de compensación al usuario en caso de que se produzca un retraso del viaje en autobús, pero la UE impone límites en lo que se refiere a este respecto, ya que las compensaciones podrán ser reclamadas siempre que la distancia recorrida sea superior a 250 km o el viaje dure más de 3 horas. Dentro de estas compensaciones, se incluye una adecuada asistencia al cliente si la espera para el siguiente desplazamiento se demora más de hora y media. En este caso, tendrás derecho a comida, bebida e incluso alojamiento.

Si el viaje llega a ser cancelado o existe el problema de overbooking y la espera para poder viajar en otro autobús se demora por más de 2 horas, además de los derechos para usuarios de autobús mencionados en el párrafo anterior, estos podrán recibir la devolución del precio del billete si la distancia que se pensaba recorrer era superior a 250 km.

Ante cualquier incidente como pérdida de equipaje o daños en el mismo, los clientes de un viaje en autobús tendrán la posibilidad de interponer una reclamación de compensación. Además, las compañías deberán facilitar este trámite.

En el caso de los usuarios con movilidad reducida que decidan viajar en autobús, estos tendrán derecho a asistencia gratuita dentro de las instalaciones de las terminales y en el mismo autobús en el que se desplace.

Con esta normativa, los usuarios de autobuses ya pueden viajar tranquilos sabiendo que en caso de que surja algún problema, serán atendidos o podrán tener la facilidad de interponer una queja o reclamación a través del departamento de atención al cliente de la compañía con la que viajen.