Para hacerse con unas vacaciones de verano baratas, el truco está en reservar con bastante tiempo de antelación. Para ello, deberás empezar a organizar tus vacaciones lo antes posible. Sin embargo, muchas veces, no es posible saber cuándo te tocarán esas vacaciones hasta última hora pero ¡tranquilo! Puedes disfrutar de unas vacaciones low cost sin salir de la ciudad.

¿Qué planes puedes improvisar?

Quedarse en la ciudad para pasar las vacaciones no es una moda impuesta por la crisis. Por ejemplo, en Reino Unido, tienen hasta una palabra para nombrar a este tipo de vacaciones “Staycations”.

Una vez has decidido quedarte a pasar las vacaciones en la ciudad, empieza a definir los diferentes planes que puedes organizar. Nosotros, te damos algunas pistas:

  • Visita museos, edificios o cualquier lugar de la ciudad, sobre todo esos lugares, a los que siempre has querido ir, pero por falta de tiempo, has ido posponiéndolo durante años.
  • Prepara salidas a parques para hacer un picnic y refrescarte. Seguro que hay multitud de parques donde acudir a pasar el día con tu familia o amigos.
  • En caso de querer escapar del calor de la ciudad, si no puedes ir a la playa, puedes encontrar varios lugares alternativos, que pasarán a convertirse en tu primera opción. Busca piscinas municipales o piscinas naturales y embalses. Muchas veces, una piscina natural se puede convertir en un lugar impresionante donde pasar el día o el fin de semana sin acordarse de la playa.
  • También puedes preparar alguna actividad para realizar en casa en familia, como una comida especial o manualidades para todos.
  • Busca pueblos cercanos, que tengan encanto, y no hayas visitado aún. Cerca de las ciudades hay muchos pueblos, donde la historia se detuvo hace tiempo, y pueden trasladarte al pasado.

Y para llevarte el mejor recuerdo de tus vacaciones, no dudes en hacer las mejores fotos en tus escapadas. Y recuerda, si decides viajar fuera, consigue un seguro de viajes para estar protegido en cualquier momento.