¿Alguna vez has llegado al trabajo y has tenido problemas para concentrarte o no sabes muy bien en qué has empleado el tiempo? Si últimamente tardas el doble en realizar una función o no consigues concentrarte, ¡mantén la calma! A todos nos cuesta mantener el ritmo. Sin embargo, algunos consejos pueden ser el primer paso para que puedas aumentar el rendimiento en el trabajo.

  • Levántate temprano.

Empezar a trabajar antes es una gran técnica para aprovechar mejor el día. ¿Por qué? Porque podrás comenzar tu jornada con menos distracciones, lo que te permitirá concentrarte en tus tareas.

  • Planifica

La mejor forma de sacar provecho a tu día laboral es planificando. Muchas veces piensas que todo lo que tienes que hacer es importante, pero casi siempre no es así. Planifica tu día y prioriza tus tareas en una lista, así evitarás la sensación de agobio y bloqueo.

  • Toma descansos

Date un pequeño respiro durante la jornada laboral. Asegúrate de tomar un aperitivo, un café o un refresco. Te ayudará a aliviar el estrés y volver a dar un empujón a tus tareas diarias en el trabajo. Recuerda que si no te das un pequeño respiro, sufrirás más distracciones, ansiedad…

  • Ordena tu espacio

Es imposible ser eficiente si tu lugar de trabajo está desordenado, ya que podrás perder una gran cantidad de minutos buscando algún documento o archivo. ¡Pon un poco de orden!

  • Evita perder el tiempo

Parece obvio, pero muchas personas no lo tienen en cuenta. Evita las llamadas telefónicas, las redes sociales, el WhatsApp… Este tipo de distracciones te desconectarán de la tarea, que estabas realizando, y después te será más difícil volver a pillar el ritmo.

Si buscas un ascenso, mayor reconocimiento o ser más productivo, con estos consejos y una actitud positiva, seguro que lo consigues. Y tú, ¿qué otros consejos añadirías? ¡Anímate y déjanos tu opinión!