El estrés es una de las lacras de nuestra sociedad, según apuntan la mayoría de los expertos. Sus consecuencias para la salud pueden ser devastadoras.

Recientes estudios han demostrado que España suspende en el consumo de frutas y verduras, algo que no debería ocurrir teniendo en cuenta que, además de resultar alimentos muy beneficiosos por su alto contenido nutricional y su bajo contenido calórico, las frutas y verduras ayudan a combatir el estrés, sobre todo en la población femenina.

Así lo asegura un estudio australiano procedente de la Universidad de Sidney que ha analizado los hábitos alimenticios y el estrés psicológico de más de 60.000 personas.

Loa resultados han sido muy esclarecedores. El riesgo de sufrir estrés se reducía según se incrementaba la cantidad de raciones diarias de frutas y verduras consumidas por las personas analizadas, hasta tal punto, que se comprobó cómo las personas que llegaban a consumir hasta 7 raciones diarias, reducían el riesgo de estrés hasta cerca de un 20% en comparación con aquellas personas que sólo consumían una ración diaria.

En el caso de las mujeres, los resultados han sido aún más beneficiosos. El consumo de frutas y verduras ayuda a frenar el estrés sobre todo en la población femenina. Aquellas que llegaban a consumir hasta 7 raciones diarias, reducían el riesgo de estrés hasta cerca de un 25% en comparación con aquellas personas que sólo consumían una ración diaria.

Este estudio revela un motivo más por el que deberíamos concienciarnos en la importancia del consumo de frutas y verduras para proteger nuestra salud. Si bien, en un principio, los niveles de estrés se asociaban a otras características particulares como ,sexo, edad, tabaquismo, nivel adquisitivo o sobrepeso, entre otros, al finalizar el estudio, los expertos han visto una relación directa entre el consumo de frutas y verduras con la reducción de los niveles de estrés.

Aunque es cierto que  la alimentación vegetal gana cada vez más adeptos, aún queda mucho por hacer, pues la concienciación de los múltiples beneficios de estos alimentos aún es baja.

La inclusión de estos alimentos desde la edad de la infancia es fundamental para educar a los niños con hábitos de vida sanos. Acostumbrarles a este tipo de alimentos desde que son pequeños es un deber y una responsabilidad que deben asumir los adultos y educadores, los cuales, además, deben servir de ejemplo para sus hijos y alumnos.