Los microsueños son uno de los efectos más negativos de la somnolencia, que pueden acabar provocando un accidente de tráfico. Según los datos de un estudio de la Fundación CEA, un 59,22% de los conductores ha reconocido haber tenido, alguna vez, la sensación de quedarse dormido al volante durante unos segundos.

¿Qué es un microsueño?

Un microsueño se caracteriza por durar entre 2 y 5 segundos en los que el conductor pierde la consciencia y desconecta de todo estimulo exterior.  Es tan corto, que no puedes darte cuenta, pero caes totalmente dormido. Es algo bastante normal y, puede resultar muy peligroso, si te sucede mientras conduces.

Los microsueños pueden manifestarse en cualquier franja horaria, pero son más frecuentes entre las 2 y 6 de la madrugada y entre las 2 y 5 de la tarde. Y es que, los microsueños están relacionados con el reloj biológico y, en momentos del día, en los que el cuerpo pide descansar.

¿Cuáles pueden ser los síntomas?

Algunos de los síntomas del microsueño y, que contribuyen a ser un peligro en la carretera, son:

  • Visibilidad borrosa.
  • Pestañeo más lento.
  • Dificultad para enfocar.
  • Sentirse incómodo en el asiento.

¿Cuáles son las principales causas de los microsueños?

Las principales causas que pueden producir microsueños son:

¿Cuál es la mejor solución?

Si el sueño llama a tu puerta mientras conduces, ¡para tu vehículo en un lugar seguro! Un pequeño descanso durante unos veinte minutos será suficiente para volver a conducir.

Recuerda, no te la juegues, descansa lo suficiente y no te quites horas de sueño para hacer otras cosas. En caso de estar perfectamente descansado y experimentar microsueños, acude a un especialista. Con tu seguro de salud tu asistencia médica estará asegurada.