¿Te suena esta nueva tendencia? Aunque todavía no sepas muy bien de qué se trata, seguro que has oído hablar del mindful eating, una práctica cada vez más extendida entre la sociedad que significa “ alimentación consciente” pero… ¿qué es exactamente? Esta nueva filosofía se basa en aprender a ser conscientes de cómo nos relacionamos con la comida, cómo nos sentimos y cómo respondemos ante el proceso que supone alimentarnos.  ¿Cuál es el objetivo? El objetivo es aprender a comer para vivir y no vivir para comer.

¿Cuáles son los pilares de este método?

  • Si no tienes hambre, no comas

Cada vez que vayas a comer, pregúntate para qué vas a comer. Si la respuesta es porque te aburres, estás agobiado o estás solo, no comas. Trata de resolver estos problemas de otra forma y no recurriendo a la comida. Ponte a leer, caminar, vete a la piscina…

  • Antes de comer bebe un vaso de agua

Te sacia y calma tu ansiedad. Además, según varios estudios beber un vaso de agua antes de comer te ayuda a estar saciado y a regular la ingesta de calorías. El estómago se siente más lleno y regula la sensación de hambre impidiendo sobre todo que te excedas con las calorías.

  • Saborea cada bocado

Come de todo, tranquilo y disfruta del sabor de la comida pero siempre pensando de forma consciente, ya que muchas veces usarás la comida como un pilar sobre el que desahogarte cuando no sabes muy bien qué hacer.  Por ello, mira lo que estás comiendo y reflexiona sobre ello.

  • No te distraigas

Tienes que estar en contacto contigo mismo y tus sensaciones. Deja a un lado la televisión, el móvil o el ordenador y céntrate en tu plato. Asimismo, es recomendable que inviertas como poco 20 minutos en tu comida.

Ahora que ya conoces los pilares de este método, solo te queda ponerlos en práctica y combinarlo con ejercicio a diario para mantener una buena salud y… ¡a disfrutar de una vida saludable!