Para cuidar de nuestra salud, algo que a lo que debemos atender es a nuestra dieta.

Seleccionar los alimentos adecuados y evitar otros perjudiciales puede frenar la aparición de ciertas enfermedades y puede lograr que ganemos en calidad de vida a medida que cumplimos años.

El té verde es una bebida que podemos implantar en nuestra dieta diaria. Es muy saludable y no es casualidad que ya hace miles de años los chinos lo bebieran.

Una de sus propiedades más reconocidas es la de ser un potente antioxidante, gracias a los polifenoles que contiene. Además, su modo de preparación, en el cual no hay fermentación, hace que esta propiedad antioxidante sea más potente que en otros tipos de té, como el té negro.

Una taza caliente de té verde al día durante los meses de más frío o un buen vaso de té verde helado para que no nos afecte el calor en verano, es muy recomendable, no sólo por lo mencionado anteriormente, sino por muchas otras razones. Y es que son muchas las propiedades del té verde para la salud:

  • Ayuda a controlar los niveles de insulina.
  • Una de las propiedades más sorprendentes del té verde es que se trata de una bebida que puede cumplir funciones antibióticas.
  • El té verde ayuda a reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol.
  • El té verde ayuda a eliminar grasa corporal.
  • Es un buen protector ante la aparición de enfermedades como la arterioesclerosis.
  • Sus propiedades antioxidantes y su capacidad para ayudar a eliminar grasa hacen del té verde una bebida perfecta para personas diabéticas o para personas obesas.
  • El té verde evita la posible aparición de mareos tan frecuentes en las personas de avanzada edad.
  • Es bueno para el corazón y para el hígado, ayudándoles a cumplir su función de manera correcta y evitando problemas de salud en estos órganos tan vitales.
  • Beber té verde es un hábito saludable que puede reducir el riesgo de padecer cáncer.
  • En las mujeres previene la aparición de verrugas genitales y del cáncer de ovarios.
  • Puede prevenir la aparición del Parkinson.

No te prives de una buena taza de té verde cada día. Recuerda prepararlo bien, a ser posible utilizando agua libre de cal y evitando el calentamiento de la misma en el microondas. Añade el té al agua justo en el momento en el que esta esté a punto de hervir y deja que infusione dos minutos.