Para mantener una buena salud mental y laboral, uno de los pilares fundamentales que debemos asegurar al cien por cien es nuestra productividad personal.

Una jornada diaria en la que debemos afrontar diferentes responsabilidades tanto en el trabajo como en nuestra vida privada, puede resultar agotadora, sobre todo si no nos organizamos bien. Y parte de una buena organización dependerá de lograr una total  productividad en nuestras tareas y en cada actividad que realicemos.

Para lograr ser productivos es necesario contar con una predisposición mental y física. Es una cuestión de actitud que debemos adoptar desde que nos levantamos por la mañana.

Ya a primera hora del día podemos adoptar una serie de rutinas mañaneras para ser mucho más productivos. Y es que comenzar el día con buen pie puede marcar, como ya habrás comprobado alguna vez, el buen devenir del resto de la jornada.

Mentes brillantes y destacables en el mundo empresarial, político o cultural han manifestado en más de una ocasión y públicamente lo importante que es invertir tiempo en nosotros y en nuestro bienestar para tener éxito, y han apostado por implantar estas rutinas mañaneras para ser mucho más productivos. A continuación os las mostramos:

  • Las prisas nunca son buenas por la mañana: levantarnos tarde, sin tiempo para nada, sin un minuto para centrarnos ni para planificar un poco la jornada, sin duda afectará de forma negativa en nuestra productividad. Lo único que lograremos será comenzar el día con estrés, algo que además de no proteger nuestra salud, afectará a nuestro rendimiento.
  • Madruga y dedícate tiempo para ti mismo antes de comenzar tu actividad diaria. Disfruta de un buen desayuno, sin prisa. Recréate en ese momento con alguna actividad ociosa y agradable. Escucha música mientras desayunas o tomas una ducha relajante, lee el periódico, etc.
  • Piensa en positivo: evita contaminar tu mente desde primera hora de la mañana con las preocupaciones de tu rutina diaria. Tras un proceso de relajación como el descrito en el punto anterior, mantén una mente positiva ante los retos que te esperan en las próximas horas. Coge fuerzas, anímate, repítete que todo va a ir bien y que vas a poder con ello.
  • El último de los consejos para mejorar tu productividad y generarla con rutinas mañaneras es que marques un objetivo diario y trates de motivarte para alcanzarlo. Planifica la jornada con claridad y afróntala con seguridad y predisposición.