El blog de los seguros de El Corte Inglés

Como se calcula el valor catastral de una vivienda

Como se calcula el valor catastral de una vivienda Ahorro

Por si no lo sabías el valor catastral se refiere al valor monetario que la Administración asigna a cada bien inmueble. Este valor se incluye en el Catastro, que es el registro que depende del Ministerio de Hacienda y que recoge las características físicas, económicas y jurídicas de todos los bienes inmuebles.

Para calcular el valor catastral de una vivienda o local se tienen en cuenta varios factores como: la superficie construida, la antigüedad, el entorno, el uso del suelo, etc. Dicha cifra determina la capacidad económica del propietario y se utiliza para calcular la cuantía de determinados impuestos, como son el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o el que grava la renta de las personas físicas (IRPF).

Qué es el catastro

El Catastro es el registro dependiente del Ministerio de Hacienda en el cual figuran todos los bienes inmuebles, ya sean urbanos, rústicos o de características especiales (aeropuertos, autopistas, centrales nucleares, etc.). La inscripción en el mismo es obligatoria y gratuita.

Algunos de los datos del catastro son de acceso público, por lo que cualquier persona interesada puede acceder por medio de su sede electrónica y realiza una consulta, de un inmueble concreto, el tipo del que se trata (urbano, rústico o de características especiales), la superficie construida, el uso, una representación gráfica de la planta y, también, la referencia catastral. Esta última es un código de 20 caracteres que identifica la vivienda o local y se utiliza para determinadas transacciones, como una compraventa o una herencia, con el objeto de dotarlas de mayor seguridad.

En este censo figuran otros datos a los que solamente pueden acceder el titular del inmueble, las administraciones y quien acredite un interés legítimo. En ella se incluye el valor catastral.

La descripción catastral de los bienes inmuebles comprenderá sus características tanto físicas, como económicas y jurídicas, entre las que están la localización y la referencia catastral, la superficie, el uso o destino, la clase de cultivo o aprovechamiento, la calidad de las construcciones, la representación gráfica, el valor catastral y el titular catastral, con su número de identificación fiscal o, en su caso, número de identidad de extranjero.

Además, cuando los inmuebles estén coordinados con el Registro de la Propiedad se incorporará esta circunstancia junto con su código registral.

Para qué sirve el valor catastral

Las administraciones utilizan el valor catastral para calcular la cuantía que debes pagar en determinados impuestos relacionados con la vivienda. De hecho, este es la base del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), gestionado por los ayuntamientos.

Asimismo, es un factor que se tiene en cuenta para realizar la declaración de la renta. La vivienda habitual o los inmuebles destinados a actividades comerciales no generan rendimientos a efectos del IRPF. Sin embargo, para el resto de inmuebles urbanos, Hacienda establece una imputación de rentas inmobiliarias, ya que entiende que generan un beneficio al titular. Además, se utiliza para calcular el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que se genera cuando vendes o compras una vivienda de segunda mano, y que suele suponer entre el 6 y el 10 por ciento del valor catastral.

Generalmente, el valor catastral no puede superar el precio que la vivienda tendría en el mercado. Su actualización se realiza mediante la aplicación de unos coeficientes que viene aprobados en los Presupuestos Generales del Estado.

Como se calcula

Como hemos explicado, para Hacienda el valor catastral es lo que vale tu vivienda, sin importar lo que hayas pagado por ella. Y, de hecho, es el propio ministerio, por medio del Catastro, el que determina cuál es esa cifra. Para calcularlo se basan en factores como el valor del suelo, el valor de la construcción y criterios específicos en cada municipio.

Para saber cuál es el valor catastral de tu vivienda puedes comprobarlo de varias maneras:

  • con el recibo del IBI, donde también indican el valor del suelo y de la construcción.
  • en la declaración de la renta.
  • en la sede electrónica del Catastro si posees un certificado digital o DNI electrónico.
  • en la gerencia territorial que el Catastro de tu provincia, siempre y cuando presentes la documentación que acredite que eres el titular del inmueble.

La referencia catastral tiene veinte dígitos y es la que permite conocer rápidamente los detalles del inmueble.

El cálculo del valor catastral es un servicio gratuito. Si este cálculo no se hubiera hecho nunca se debe solicitar y, si simplemente se quiere conocer, este se puede consultar contactando con el Catastro. Es importante conocer el valor catastral de los inmuebles, ya que mediante él se tributan algunos impuestos y porque, además como hemos comentado, es una información requerida para realizar la declaración de la renta.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.