Lo que en principio es un hobby se puede llegar a convertir en un trastorno si no tienes cuidado y prestar atención a tus comportamientos.

Denominado oniomanía, es una alteración en el comportamiento por el cual una persona es incapaz de controlar sus tendencias e impulsos de comprar.

Cuando padeces este trastorno en muchas ocasiones no eres consciente de lo que sucede. Tu hobby ha cambiado a adicción y tu sin saberlo.

Lo más peligroso de ser comprador compulsivo es que si no vive una persona contigo que pueda observar las continuas compras o tenga un control en tu cuenta bancaria, la persona externamente parece sana.

¿Cuáles son los síntomas de un comprador compulsivo?

  • Alto nivel de ansiedad en tiendas y/o centros comerciales.
  • Aparición de un deseo inevitable de compra.
  • Una vez adquirido el producto sentir rechazo a la compra realizada, pero a la vez sentirte satisfecho personalmente.
  • Intentar convencer a otra persona a comprar y/o consumir.

Esta ansiedad por comprar tiene lugar unas tres o cuatro veces por semana, aunque principalmente depende del estado de ánimo que tenga la persona en ese momento.

Por otro lado, concretar que, normalmente, este tipo de problema va acompañado de trastornos alimenticios.

Por lo tanto, si te sientes identificado con estos síntomas te recomendamos dar el paso de reconocer la dependencia para evitar que se convierta en un problema mayor, ya que tiene consecuencias realmente importantes.