Estar con nuestros amigos peludos es algo que nos llena de alegría y de cariño. Y al igual que para nosotros son importantes, nosotros también lo somos para ellos ye igualmente notan nuestra ausencia. Por este motivo, y para que seamos más felices, hay muchas empresas que están optando por el “dog friendly”.

Esta tendencia tiene mayor calado en países como Estados Unidos donde se calcula que 1.4 millones de personas van al trabajo con sus mascotas. Una cifra que, según un informe de American Pet Products Association, se traduce en que 2.3 millones de perros acompañan a sus dueños todos los días.

De hecho, existe el Día Mundial de llevar al perro al trabajo, que se celebra cada año el 22 de junio. Esta iniciativa, a la que las empresas se pueden acoger de forma voluntaria, permite a los empleados a ir ese día acompañados a su puesto laboral con su perro. El objetivo es concienciar como una forma de conciliación con la responsabilidad de tener animales de compañía y de crear cultura corporativa, así como fomentar la sociabilidad y la productividad del empleado. De igual manera se conciencia sobre la presencia de estas mascotas en sitios públicos.

Ventajas de llevar a tu perro al trabajo

Además, diversos estudios han demostrado los beneficios de llevar el perro al trabajo, que te contamos a continuación:

1. Disminuyen el nivel de estrés y ansiedad de los empleados

Según afirman diversos estudios las personas que pueden ir a trabajar con su perro tienen un nivel menor de estrés y de ansiedad. También se benefician de su compañía, aunque en menor medida, aquellos que dejan a su peludo en casa o los que no tienen animales de compañía.

2. Fomentan una mejora comunicación y las relaciones entre compañeros

Ir con el perro a la oficina también es un gran estímulo para fomentar una buena relación entre compañeros de trabajo. Esto se debe a que su presencia aumenta la cooperación entre compañeros y facilita la creación de conversaciones y la comunicación entre las personas.

3. Aumentan la creatividad y la productividad

Las personas que van con su perro al trabajo necesitarán hacer pequeñas pausas durante su jornada laboral. Estos paros contribuyen a que haya una disminución de la fatiga visual, y, por tanto, mejoran la concentración y aumentan el rendimiento.  

4. Ayuda a ahorrar dinero

Trabajar cerca de tu perro tendrá un efecto positivo en tu bolsillo ya que conseguirás ahorrar, debido a que no tendrás que invertir dinero en contratar paseadores o costear una guardería. De esta forma te aseguras que tu perro estará bien cuidado porque estará contigo.

5. Evitas el estrés de tener a tu perro solo

Las jornadas laborales al menos nos ocupan unas ocho horas al día, durante cinco días a la semana. A esto hay que sumarle el tiempo de ocio que dedicamos a otras actividades y a nuestra vida social, y al final las horas que le dedicamos a nuestro perro son pocas. Esto provoca que nos sintamos culpables y nos preocupemos, ya que el perro se queda solo en casa. En cambio, la posibilidad de poderlo llevar al trabajo elimina ese exceso de culpa ya que tu mascota no tendría que quedarse solo en casa o bajo el cuidado de otras personas. 

6. Beneficios para nuestro perro

Esta situación además es muy beneficiosa para nuestro perro ya que el estado de ánimo de nuestra mascota mejorará y estará mucho más feliz, porque además estará rodeado de muchas personas alrededor ya que al ser un animal gregario se siente mejor formando parte de un grupo.

Aunque llevar el perro a la oficina tiene muchos beneficios, es posible que algunas personas no se sientan cómodas con su presencia, bien porque son alérgicas o porque les tienen miedo. Para evitar problemas, lo más conveniente sería que los animales estén en un espacio en el que no molesten a nadie y es importante que sean perros con un buen comportamiento.

Aquellos perros que no tengan conductas agresivas con las personas, que hacen sus necesidades en la calle y que no ladran en exceso son los buenos candidatos para ir a la oficina. Además, deberían estar adecuadamente desparasitados y no padecer problemas contagiosos de salud.

Además, sería aconsejable que cada empresa establezca unas normas para que los empleados puedan llevar a su animal con ellos. Lo ideal sería que todos los trabajadores estén de acuerdo para que el perro no incomode a nadie y que el beneficio de su visita sea para toda la compañía.

Si necesitas de un buen servicio veterinario no dudes en contactarnos.