Reconocer el lenguaje corporal de nuestro perruno es beneficioso para saber cómo se encuentra en todo momento, si está pidiendo algo o si está resfriado.

Cuando son cachorros, todos viven al límite jugando sin parar y demostrando sus nervios (nuestros calcetines y zapatos pueden dar buena cuenta de ello). Es a partir de los 2 años (excepto excepciones) cuando se van comportando de una forma más tranquila. En ese momento, ya nos conocemos mutuamente lo suficiente como para saber reconocer cómo nos encontramos. Si tienes perro en casa, seguro que nos estás entendiendo e inevitablemente te ha salido una sonrisa, ¿verdad que sí? 

¿Qué elementos externos suelen poner nervioso a un perro?

Truenos, tráfico, petardos, aburrimiento, viento huracanado, ruidos “raros” en televisión, momento de ir al veterinario, niños molestando (el perro suele lanzar señales de nerviosismo antes de morder y no nos damos cuenta), miedo a la soledad, algún tipo de alergia/picor o época de celo son algunas de las circunstancias que pueden provocar nervios en tu peludo. ¿Cómo puedes ayudarle a aliviar tensiones? Te mostramos 5 pasos sencillos para relajarle, además serán beneficiosos para ambos.

¿Cómo podemos darnos cuenta de que nuestro perro está nervioso?

  • Evita la situación: huye marcha atrás
  • Comienza a girar sobre su propio eje o intenta atraparse el rabo.
  • Olisquea el lugar sin mucho sentido, es una conducta innata para protegerse.
  • Su boca permanece cerrada con los labios sellados o se lame demasiado los labios y la nariz.
  • Puede aullar en exceso, como pidiendo algo.
  • Soltar pelo.
  • Temblores.
  •  Propia naturaleza del perro. Es nervioso desde pequeño.

Ante este tipo de situaciones y síntomas, ¿cómo podemos relajar a un perro nervioso?

  • Sal a correr con tu perro habitualmente: él se adaptará a la hora que tú decidas y, aparte de descargar adrenalina y ayudaos a eliminar estrés, fortalecerá vuestros lazos. Descubre las 5 razones para salir a correr con tu perro.
  • Resta importancia a la fuente de ansiedad: sácalo a otra habitación tranquila, pon música clásica o tararea, háblale con voz calmada…
  • Las caricias son el mejor remedio. Además, a ambos nos gustan.
  • Distráele, juega con él, pídele su juguete, haz que se mueva entretenido. Al igual que las personas, el deporte les beneficia.
  • Esterilizar o castrar a aquellos perros/as que sabes nunca vas a cruzar es beneficioso para ellos ya que evitará situaciones serias de estrés.

Lo ideal es que, preguntes al veterinario en sus revisiones rutinarias y él te aconsejará la mejor forma para lograr que tu mascota evite sufrir demasiados nervios. Tener un seguro para mascotas como perros y gatos te aportará tranquilidad y seguridad.