La parainfluenza canina es una enfermedad también conocida como la “tos de las perreras”. Este virus causa infecciones respiratorias en el tracto superior e inferior. Sus síntomas son parecidos a los de una gripe o un catarro y, con tratamiento adecuado tiene buen pronóstico.

Este tipo de virus afecta tanto a los perros, como a las personas y a los primates y se da en cualquier parte del planeta. Para tu tranquilidad te diremos que, aunque no es grave, si es altamente contagioso, motivo por el cual está incluido en el plan de vacunación anual de los canes a modo de prevención.

Pero, ¿qué es la parainfluenza?

Se trata de un virus ARN monocatenario perteneciente a la familia Paramyxoviridae y que causa una traqueobronquitis infecciosa. Afecta a la mucosa nasal, a la tráquea, los bronquios, bronquiolos y a los ganglios linfáticos peribronquiales.

Y aunque no es grave, debe ser vigilada y tratada correctamente porque el perro puede contraer enfermedades secundarias, ya que este virus ataca al sistema inmunológico y lo debilita lo que agravaría el cuadro clínico.

Síntomas y contagio de la parainfluenza canina

Si sospechamos que nuestro perro puede estar contagiado, presentará las siguientes señales:

  • Tos seca
  • Secreción nasal serosa
  • Lagrimeo
  • Flemas
  • Fiebre

Cómo hemos comentado, si la enfermedad no se trata, puede complicarse y dar lugar a la aparición de otras enfermedades con síntomas más graves como la conjuntivitis, la tonsilitis, falta de apetito, vómitos, anorexia y letargia.

Los síntomas producidos por la parainfluenza se tratan fácilmente, pero hay que tener especial precaución en el caso de los cachorros, perros mayores o perros con un sistema inmunológico debilitado, porque puede resultar peligrosa.

Si crees que tu perro puede padecer esta enfermedad, no dudes en acudir al veterinario para que le haga un reconocimiento.

El virus se puede contagiar rápidamente por vía aérea y es muy común en lugares donde conviven muchos perros, como son las perreras, protectoras o criaderos. Por este motivo esta enfermedad es comúnmente conocida como la “tos de las perreras”. Se trasmite fácilmente entre perros a través del aire o por contacto directo con las secreciones nasales, al tocar o lamer la nariz del infectado, por ejemplo. Aunque el contagio no se produce a personas ni a otros animales.

La parainfluenza se incuba entre 4 y 7 días, y es a partir de este periodo cuando empiezan a aparecer los primeros síntomas, de los cuales la tos seca el más característico. Suele durar unos 10 días aproximadamente, aunque puede seguir transmitiéndose a otros perros pese a que el enfermo ya se haya recuperado.

Tratamiento

Este tipo de enfermedad no es peligrosa en perros sanos y sus síntomas pueden llegar a desaparecer por sí solos pasados unos días. De hecho, si el perro tiene un sistema inmunológico fuerte, su propio cuerpo crea los anticuerpos necesarios para eliminar el virus.

El tratamiento es sintomático y se utiliza para que el perro se encuentre mejor y su recuperación sea más rápida. Los métodos que se pueden utilizar para ello son:

  • Antipiréticos, en el caso de que tenga fiebre
  • Expectorantes, como solución para eliminar las secreciones
  • Analgésicos, si tiene una tos muy seca o bien si le produce dolor al toser
  • Antibióticos, fundamentales para prevenir posibles infecciones secundarias derivadas de la enfermedad
  • Terapia de fluidos si hay deshidratación

Cómo evitar que nuestra mascota se contagie

Sin lugar a dudas, vacunar a nuestros perretes es la mejor forma de protegerlos a ellos y prevenirles de esta y otras enfermedades que ponen en riesgo su salud. Además, es una medida fundamental para evitar la propagación, igualmente ayuda evitar el contacto con perros enfermos, que tengan una correcta higiene y reducir el estrés. También es importante que tengas especial cuidado con lugares donde exista confinamiento de perros, como son las residencias caninas.