Cuando vas a contratar un seguro de coche, de repente te encuentras con la duda de que tipo de póliza encaja mejor con tus necesidades.

Entre todas las opciones que existen en el mercado, podemos encontrar una clasificación genérica de los distintos tipos de pólizas que tienen diferentes coberturas: a Terceros, a Terceros Ampliado o Combinado, a Todo Riesgo y a Todo Riesgo Con Franquicia.

Es importante recordar que cada compañía establece sus pólizas según sus propios criterios. Ten en cuenta que tanto la aseguradora como el tomador siempre van a buscar ahorrar el máximo dinero posible. Por este motivo, las compañías han buscado nuevas modalidades en las que ambas partes salgan beneficiadas.

Una de ellas es a Todo Riesgo Con Franquicia. Este tipo de seguro de coche es manera de abaratar el precio de un seguro a todo riesgo, que suelen ser los más caros, por si prefieres algo más económico.

Las coberturas son las mismas, la única diferencia es que, si tienes un siniestro y no hay persona culpable, tú pagas parte de la reparación de tu coche. La idea es que el asegurado asuma una cantidad pactada con la compañía en caso de siniestro, que será porcentual o fija, en función de la seguradora.

Por ejemplo, supongamos que tienes una franquicia de 150 euros y tienes un siniestro donde el total asciendo a 500 euros, pues tu cubres los primeros 150 euros y el seguro se hace cargo de la diferencia. Evidentemente, cuanto más alta sea la franquicia que escojamos, menor será la prima que paguemos. A las compañías les interesa esta modalidad porque suele suponerles un gran ahorro y suelen escogerlas conductores muy prudentes al volante.

Es importante que sepas que los gastos por los daños que causemos a un tercero quedarán totalmente cubiertos por esta póliza. Solamente se aplica la franquicia a los daños de nuestro coche, siempre y cuando hayamos sido los responsables del accidente.

Este tipo de seguro es recomendable para los conductores que no utilizan el coche a menudo. En casos en los que utilizamos nuestro vehículo para hacer un par de viajes al mes y te suele mover por la ciudad en transporte público, esta es una opción muy interesante.

También tienes que tener en cuenta que solamente se aplica una franquicia por siniestro. Es decir, que, si en un accidente se han dañado varias partes del coche, por ejemplo, el lateral y el paragolpes, y además hay que pintar, solo pagaremos una franquicia. Aunque sean tres reparaciones, tendremos que asumir un solo pago porque todos los daños han sido provocados por un solo siniestro.

¿Qué cubre normalmente un seguro de coche a todo riesgo con franquicia?

  • Incendio.
  • Responsabilidad civil obligatoria por los daños que causes con tu coche a terceros. 
  • Responsabilidad civil voluntaria.
  • Robo.
  • Rotura de lunas.
  • Seguro de accidentes para el conductor.
  • Daños sufridos por el seamos o no culpables.
  • Gastos de defensa jurídica.
  • Gastos de reclamación de daños.
  • Asistencia en viaje.
  • Con algunas compañías tienes opción a añadir el vehículo de sustitución.