¿Alguna vez has dejado el coche estacionado varios días y vuelves y te encuentras una mancha bajo el motor? ¡Oooh, problema a la vista! Cuando se ha formado una especie de charco bajo el motor de un color negro, viscoso, brillante y con un olor característico, tu coche está perdiendo aceite.

Cuando ya tengas claro que tu coche pierde aceite, lo primero que tendrás que comprobar es cuál es el alcance del problema, para ello, utiliza la varilla para comprobar si el nivel de aceite se encuentra entre las marcas de mínimo y máximo. Si es así, no tienes que preocuparte aunque deberás acudir a un especialista para que lo revise pero si ves que ha perdido mucha cantidad, lo recomendable es que avises a una grúa para evitar cualquier problema mayor.

¿Cuáles son los motivos por los que un coche pierde aceite?

  • Junta de culata

Esta pieza es clave. La junta de culata se encarga de evitar que el líquido refrigerante entre en contacto con el aceite y se mezcle con la combustión. Es el peor motivo por el que tu coche puede perder aceite, ya que es una avería muy costosa.

  • Turbo

Otro de los motivos por los que un coche puede perder aceite es por el turbocompresor. Este elemento necesita una lubricación especial, que puede desaparecer, cuando está en el final de su vida. Si no lo detectas a tiempo, reemplazarlo será muy costoso.

  • Tornillo del cárter

El motivo más común y el más fácil de reparar. El cárter es donde se acumula el aceite, si el tornillo se ha roto, movido o aflojado es muy probable que el lubricante salga al exterior. Si esta es la razón por la que tu coche pierde aceite, ¡felicidades! Es una reparación muy barata.

¿Cómo lo puedes evitar?

Para evitar problemas de este tipo, cambia el filtro del aceite del coche y emplea un aceite de alta calidad.

 

Y recuerda, ten siempre un seguro de coche hecho a tu medida.