Consejos para cuidar la salud familiar

Cada vez en mayor medida, las familias se preocupan por cuidarse y mantenerse lo más saludables posible. Los seguros de salud te ayudan a conseguirlo y algunos, hasta te premian por tener iniciativas para seguir una vida activa y sana. ¡Descubre cuáles! Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

El cuidado de la salud de tu familia es muy importante para garantizar que todos viváis de manera plena y saludable en el futuro, reduciendo el riesgo de enfermedades y afecciones graves a lo largo de la vida. Hay muchas formas en las que puedes cuidar a tu familia, y esto pasa por inculcar una rutina diaria saludable y, si la economía lo permite, contar con un buen seguro de salud para aquellas necesidades e imprevistos que se presenten a lo largo de la vida. Antes de contratar una póliza familiar es fundamental revisar que tengamos cobertura para todas esas  “piedras de toque” de todo cuerpo humano. Desde productos de seguro más básicos hasta los más completos, en el mercado hay un amplio abanico donde elegir el que mejor se adapte a vosotros, teniendo en cuenta vuestra forma de vida, y las prestaciones que consideréis más importantes.

Cuida los ojos de la familia

El cuidado de la vista de tu familia es esencial; fundamental que busques signos de mala visión en los más pequeños, como tener dificultades para leer o sentarse muy cerca de la televisión, quejarse de dolores de cabeza o frotarse los ojos. La mejor manera de cuidaros es asistir a revisiones oftalmológicas donde se puede detectar cualquier problema y actuar en consecuencia si fuera necesario.

Vigila esas bocas

Desde sus primeros dientes de leche, controlar las encías y los dientes de la familia es vital. Debes asegurarte de que tanto los adultos como los niños tienen una buena higiene dental todos los días. Hay que cepillarse los dientes como mínimo dos veces diarias durante unos dos o tres minutos con pasta dentífrica y también es recomendable usar hilo dental. Todos debéis intentar reducir la ingesta de azúcar, especialmente en términos de bebidas azucaradas o chuches y tenéis que visitar al dentista anualmente para una revisión y limpieza, a no ser que llevéis ortodoncias o estéis recibiendo otros tratamientos que requieran revisiones con mayor frecuencia. Muchas pólizas de salud contemplan ampliaciones que incluyen servicios dentales, como Sanitas, Asisa o Adeslas, entre otras.

Establece una dieta saludable

Sin embargo, la mejor manera de cuidar la salud de toda la familia y prevenir enfermedades es confeccionar una dieta saludable. Esta dieta debe equilibrarse con cada uno de los cinco grupos de alimentos, tienes que restringir la cantidad de alimentos azucarados que consumes y debes poner énfasis en los cinco al día, incorporando diferentes tipos de frutas y verduras en cada comida. Esto os ayudará a mantener un peso saludable, a mejorar vuestro estado de ánimo y puede prevenir patologías como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o cáncer en el futuro.

Empezar diariamente con un desayuno saludable es muy aconsejable, porque la forma en que comiences tu día siempre afectará las horas siguientes; los alimentos que tomes por la mañana te darán la energía que necesitas para afrontar el resto del día y, sobre todo, también es una gran oportunidad para pasar un rato juntos antes de que cada uno se vaya a sus quehaceres.

Haced ejercicio regularmente

Una dieta saludable siempre debe ir acompañada de ejercicio regular, y podéis practicarlo en familia planificando actividades que incluyan ejercicio moderado, como pasear (pero a paso ligero), andar en bicicleta o incluso trabajar un poquito en el jardín. Estas actividades tendrán muchos beneficios para niños y adultos, como mejorar la salud cerebral y la memoria, aumentar la fuerza de músculos y huesos y pueden aportar más energía y vitalidad a todos.

Todo gira en torno al tipo de hábitos que practicáis todos los días y en la importancia que dais a fomentar un estilo de vida saludable. De hecho, es mucho más fácil seguir este tipo de rutinas cuando no lo hace uno solo. Cuando se vive bajo el mismo techo, es muy fácil que todos se influyan entre sí de alguna forma, y ​​pasa lo mismo cuando el objetivo es adoptar un estilo de vida saludable. 

La parte emocional también tiene mucho que ver con la salud, así que, si antes hablábamos del cuerpo, ahora hablaremos de la mente y de lo que es más de “sentir”.

Pasad tiempo de calidad juntos

La salud mental es fundamental para el bienestar personal de todos, y la vida a veces puede ser tan ajetreada que te olvidas de lo importante que es pasar tiempo con tu familia. Pero para pasar ese tiempo tan necesario, podemos ir de vacaciones juntos; es una de las mejores maneras en que se puede pasar un tiempo muy agradable en familia, disfrutando y alejándose de preocupaciones; y, además, tiene un impacto duradero en los niveles de felicidad tanto de los niños como de los adultos.

En la vejez

Cuando se llega a la vejez, se debe proporcionar un nivel diferente de apoyo. Si tus padres son mayores, por ejemplo, es importante que consideres qué opciones tienes para su atención domiciliaria no médica, por ejemplo, ya que de la parte médica, se ocupará,con carácter general y siempre atendiendo al alcance de la póliza contratada, el seguro de salud. Es posible que no siempre estés cerca para ayudar y asistir a tus seres queridos, y cuanto mayores sean, más ayuda necesitarán para las tareas diarias, para ir de compras, para el recordatorio de tomar su medicamento, etc. 

En definitiva, en lugar de decir a los miembros de tu familia que tienen que llevar un estilo de vida saludable, siempre conviene unirse, ya que esto hará que el esfuerzo sea mucho más llevadero y se convierta en una rutina agradable para todos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS