Los autónomos son profesionales que realizan su actividad lidiando con una serie de riesgos que son inherentes a su condición de trabajador por cuenta propia. La pérdida del patrimonio personal o los daños sufridos en su establecimiento o lugar de trabajo.

La lista de gastos frente a la de beneficios no es suele ser la misma, y estos últimos pueden variar dependiendo del trabajo registrado en un mes. Por eso la contratación de seguros es algo que debe ir implícito junto al pago de las cuotas de autónomo.

De hecho, la ley vigente obliga al colectivo a asegurar ciertas coberturas para dotarlo de seguridad jurídica, por a las partidas de gastos que deben tenerse en cuenta los costes que entraña el bloque de seguros obligatorios.

Las administraciones obligan a los autónomos a contar con ciertos seguros hasta el punto de no poder ejercer su actividad si no los tienen contratados. Es más, carecer de alguno de ellos podría suponer, en caso de siniestro, graves sanciones económicas.

No, todas las actividades no son iguales y, por tanto, no todas tienen las mismas obligaciones.

Seguros obligatorios

  • Seguro de responsabilidad civil: es la póliza que responderá de los daños civiles que pueda provocar un negocio en el desarrollo de su actividad. Por tanto, cubre los posibles errores que un autónomo o su personal contratado puedan cometer. En determinados casos no es obligatorio. No obstante, es uno de los más recomendables a contratar, ya que cualquier contingencia en este sentido puede suponer un coste económico capaz de hundir a un pequeño negocio.Es obligatorio en casos de establecimientos de cara al público o incluso en profesiones como la medicina, el derecho o los instaladores de gas y electricidad. De hecho, es un requisito para poder obtener la licencia de apertura de un local.
  • Seguro multirriesgo: esta póliza cubre el local donde se ejerce la actividad. Es imprescindible disponer de un seguro contra incendios. Muchas aseguradoras que ofrecen este tipo de seguros que abarcan desde el incendio hasta robos, y daños en las mercancías.
  • Seguro de convenio: destinado a trabajadores por cuenta propia con empleados a su cargo, ya que tienen una responsabilidad sobre ellos. Suelen cubrir indemnización por accidente, incapacidad permanente y fallecimiento, aunque cada convenio señala las coberturas obligatorias y cubre las indemnizaciones necesarias. Los capitales a asegurar también se encuentran expresamente determinados para cada colectivo de trabajadores.Esta es un de las pólizas más importantes y no disponer de este seguro, es un incumplimiento de las obligaciones de la empresa con los trabajadores. Puede ser considerado una falta muy grave, con multas que abarcan desde 6.251 euros hasta 187.515 euros.
  • Seguro del vehículo: Si utilizas un vehículo profesional en el desarrollo de tu actividad (transportistas, taxistas, comerciales, etc.) será imprescindible contratarlo. El más básico será el Seguro a Terceros, que cubre únicamente los daños que ocasiones al contrario.

Seguros no obligatorios

Existen otros tipos de pólizas que no son obligatorias pero que sí son altamente recomendables si eres autónomo:

  • Seguro de Accidente y baja laboral
  • Seguro de jubilación
  • Seguro de salud
  • Seguro de vida

Se recomienda su contratación para cubrir el tiempo de inactividad durante las posibles bajas médicas por hospitalización, enfermedad, etc. ya que los autónomos suelen cotizar a la Seguridad Social la base mínima obligatoria que no llega a cubrir la totalidad de estos imprevistos.

Si eres autónomo y necesitas contratar varios seguros a la vez El Corte Inglés Seguros puede facilitarte mucho las cosas ofreciéndote diferentes pólizas con gran variedad de compañías para que encuentres el seguro que mejor se adapta a tus necesidades y alas de tu bolsillo.