Cuando regalas un detalle no solo es importante el contenido sino el paquete. El envoltorio juega una función muy importante cuando queremos que desde el primer momento el regalo empiece a gustar.

Debemos recordar que, aunque no queramos, las cosas entran primero por los ojos y nos gustan más o menos.

En cumpleaños, fechas señaladas, días especiales juegan un papel importante esta envoltura. En este artículo no vamos a enseñarte unas pautas para que tus paquetes sean bonitos, sino que la finalidad es que sean igual de bonitos que originales.

-Incluye letras de periódico.

En muchas ocasiones lo sencillo es lo más resultón. Prueba a reutilizar por ejemplo un periódico y decora las caras del regalo con formas originales, con el nombre de la persona que va a recibir el regalo, con un apodo cariñoso etc.

-Con puntos o topos.

Prueba a envolver el detalle con un papel liso, por ejemplo, de color crudo o camel, muy neutro y añade puntitos o topos más grandes para darle un toque aflamencado. La técnica “del puntillo” la puedes hacer con la goma de borrar que viene en la parte opuesta a la mina del lápiz.

-Con sellos de letras.

Igual que en el caso anterior, usa para la envoltura un papel neutro y decóralo con estampados de un timbre. Puede ser un timbre con la inicial de su nombre, o varios timbres para darle aspecto de abecedario. Queda muy bonito.

-Dibujos animados.

Esta idea es para personas creativas, muy manitas y con mucha imaginación. ¿Al cumpleañero le gustan los animales? Prueba a adornar la caja como si fuera el cuerpo de un animal y agrégale ojos, orejas, cola, etc.