Por ello, podemos verlo en multitud de jardines y parques. Además, otra de sus virtudes es que su hoja es perenne y… ¡qué toque final otorga a las comidas! Nos encanta… en España, ¡somos de laurel!

También se utiliza en Sudamérica y algunas zonas de EEUU, seguramente en su día, fueron los expedicionarios españoles los encargados de llevarlo. Por ejemplo, en la zona norte de México ser refieren a él como “laurel de castilla”.

¿Qué beneficios tienen estas hojas para nuestra salud?

Desde nuestros orígenes, el laurel se ha utilizado también con fines medicinales y terapéuticos ya que favorece a:

  • Procesos relacionados con la digestión.
  • Anemia.
  • Enfermedades respiratorias como asma o bronquitis. Las personas que padecen alguna de las dos, o simplemente están atravesando una gripe, pueden taparse la cabeza con una toalla y respirar agua hervida con laurel, ¡mano de santo! También puede realizarse con hojas de eucalipto.
  • Infecciones de la boca.
  • Reúma. Antiguamente se extraía su aceite y se realizaba una manteca de laurel a modo de crema.
  • Reduce la ansiedad, nervios, estrés…
  • Mejorar el apetito.

¿Qué recetas podemos llevar a cabo con laurel?

  1. Arroz con aceite crudo. ¡De cuchara y sencillito! La clave es el laurel acompañado con un pelín de comino.
  2. Lomo al laurel.
  3. Pasta con tomate y laurel.
  4. Estofados y guisos varios.

A decir verdad, la mayoría de guisos y recetas que incluyen salsas permiten el laurel, siempre y cuando, aporte valor al plato. En la cocina es necesario saber utilizarlo correctamente ya que su sabor es sumamente característico y puede hacer que un determinado plato no sepa del todo bien. 

Después de esto, en ningún hogar debería faltar laurel. Es más, ¡deberíamos recomendarlo a nuestros amigos extranjeros!