El coronavirus ya es una realidad en España y con los primero contagiados ha comenzado a expandirse una psicosis antes esta pandemia mundial de la que se desconocen muchas cosas.

Desde los organismos oficiales se está tratando de trasladar un mensaje de calma e invitan a la prevención a través de una serie de pautas de higiene. Por eso, la limpieza es una de las cosas fundamentales para no coger este, ni otro tipo de virus.

El coronavirus presenta síntomas muy parecidos a los de una gripe por lo que las recomendaciones que se están dando son las mismas que se suelen dar para evitar este tipo de virus.

  1. Procura aislar a la persona enferma

Este tipo de virus, el Covid-19 o la gripe, se contagia cuando una persona enferma tose o estornuda, pero también se expande a través de las superficies que toca. Por este motivo, los expertos aconsejan mantener lo más aislado posible al enfermo dentro de casa, en una habitación separada, y si tienes más de un baño en casa, mejor dejarle a esa persona el uso exclusivo de uno de ellos. Es recomendable reducir la exposición del resto de los miembros del hogar.

  1. Desinfecta bien las superficies

Como estos virus se contagian por tener contacto con superficies que haya tocado un enfermo o portador del virus, hay que prestar especial atención a las zonas en las que ha estado, como la habitación y baño que haya usado esa persona. Lo más aconsejable es limpiar utilizando lejía, que es el mejor producto para desinfectar superficies. Existen en el mercado productos que combinan lejía y detergente capaz de destruir virus como el del resfriado, bacterias y hongos, además de los malos olores que ocasionan estos mismos. Con ayuda de una bayeta, pásalo sobre mesas, encimeras, pomos de las puertas, interruptores, mandos a distancia, etc.

  1. Limpia bien el baño

Es muy importante que no se compartan nunca ni las toallas de mano ni las de la ducha con la persona enferma. Incluso se aconseja utilizar toallitas de papel desechables, para evitar que el virus se quede sobre el tejido de la toalla. Eso sí, es importante que vacíes la papelera que contenga los deshechos de esas toallitas y los pañuelos de papel al menos una vez al día. Procura que el cepillo de dientes de la persona afectada no esté juntos a los cepillos del resto de la familia.

  1. No propagues los gérmenes sin querer

Ten precaución cuando limpies de no propagar los gérmenes de forma involuntaria usando los mismos trapos y bayetas que utilizas para fregar la habitación o el baño del enfermo por el resto de la casa. Después de limpiar las zonas expuestas, echarlos a lavar con un chorrito de lejía. Procura también que las papeleras que contengan pañuelos usados con gérmenes se limpien todos los días.

  1. Ventila la casa

Intenta ventilar cada día al menos unos diez minutos. En invierno con 5 minutos suele bastar. Recuerda entornos muy cálidos y cargados pueden ser un caldo de cultivo para los virus. También es importante controlar la humedad en el ambiente, porque la sequedad hace a las vías respiratorias más vulnerables.

  1. Lávate bien las manos con frecuencia

Tan importante como tener tu hogar limpio es lavarse las manos regularmente antes de comer, después de ir al baño, al llegar a casa de la calle, etc. Estas rutinas sirven para acabar con los gérmenes, lávate bien con agua templada y jabón y frota las manos y los dedos durante al menos 20 segundos.

Productos para limpiar la casa

Estos productos son imprescindibles para hacer una buena limpieza del hogar y que tienes que tener:

  • Lejía: Altamente eficaz, se puede utilizar para casi todo dentro de la limpieza del hogar. El principio químico de la lejía es el hipoclorito sódico, un compuesto químico cuya fórmula es NaClO. Contiene el cloro en estado de oxidación +I y por lo tanto es un oxidante fuerte y económico. Su acción puede dañar el acero inoxidable si se emplea en concentraciones elevadas y por largo tiempo. Tan sólo unas gotas de producto mezcladas con agua son capaces de quitar hongos, moho, bacterias o cualquier suciedad que se nos resista.
  • Amoniaco: uno de los artículos de limpieza más versátiles para la higiene de la casa. Se trata de un compuesto químico de nitrógeno con la fórmula química NH3. Por su fuerte olor es recomendable utilizar uno perfumado y debe usarse diluido en agua y siempre en espacios ventilados. Jamás debes mezclarlo con lejía, ya que produce una reacción química que genera un gas llamado Cloramina (NH2Cl), que es altamente tóxica. Posee un alto poder para eliminar la grasa, por lo que es muy utilizado para la cocina. Se puede utilizar en diferentes superficies y para muchos usos.
  • Detergente quitagrasas: es un producto muy eficaz para limpiar gran variedad de cosas. Un desengrasante es muy versátil y se utilizar para lavar la vajilla, en la cocina, para la ropa, electrodomésticos, paredes y azulejos, persianas, radiadores, muebles de jardín… Simplemente hay que aplicarlo, dejarlo actuar unos segundos y retirar con un paño húmedo.
  • Limpiador multiusos: como su propio nombre indica, este artículo está diseñado para usarse en muchas superficies diferentes y para diversas tareas de limpieza del hogar. Por lo general estos productos pueden usarse como desinfectante, detergente, desengrasante y disolvente. Puede utilizarse para limpiar la cocina, baño, muebles, espejos y cristales.