Aunque a veces suena una excusa, el hecho de comer saludable y tomar las cinco piezas de fruta y verduras diarias ocasiona en el bolsillo un gran agujero negro.

Si hay un gasto ineludible en cualquier hogar es la lista de la compra. Muchos estudios demuestran que gran parte de la población le gustaría comer mejor y más saludable pero los altos precios de los supermercados y los medios-bajos sueldos que tienen no se lo permiten.

Aplica estos consejos para reducir gastos en tu compra sin renunciar a comer sano:

-Planifica menú semanal o quincenal y elabora una lista

Antes de ir a la compra debes pensar en qué vas a comer durante un periodo de días y que productos de higiene necesitas. Cíñete exclusivamente a lo que hay anotado en el papel.

-Compra productos locales y de temporada

Los productos de temporada, por lo general, son más baratos y sobre todo cuando son locales. La razón por la que no son tan caros es que no hay gastos de transporte.

-Aprovecha las ofertas

Los 2x1, 3x2, segunda unidad a la mitad de precio y la tercera al 70% son descuentos bastante jugosos para facilitarnos el ahorro en el total de la compra. Pero recuerda, que puede que estos carteles en vez de ser buenos para ayudarte a ahorrar se conviertan en tu peor pesadilla porque compres productos innecesarios.

-Evita pedir comida a domicilio

Fin de semana, 21:00 de la tarde y estás en el sofá. Sí, reconocemos que es muy tentador coger el móvil y pedir una pizza o unas piezas de sushi para cenar, pero cuando te entre la pereza piensa: ¿Lo necesito? La respuesta es no.

-Compra en establecimientos específicos

Aprovecha para ir a establecimientos específicos. Los alimentos serán mucho más naturales respecto a los que podemos encontrar en las grandes superficies y, además, los productos estarán más baratos.