Las vacaciones, ese momento soñado por todos. Una vez tienes preparado tu viaje y elegido tu destino, prepararas la maleta para no dejarte nada y ser el más cool de Instagram.

Una vez has llegado a tu destino y te diriges a la cinta transportadora del aeropuerto a recoger tu maleta y empiezas a darte cuenta de que no sale. Es ese momento en el que te recorre un escalofrío por tu todo el cuerpo y empiezas a temer tu peor pesadilla: tu maleta se ha perdido.

Entonces entre el enfado y el pánico, no sabes bien que hacer para solventar el problema. No te preocupes porque te vamos a dar una serie de consejos claves para que sepas como actuar y hacer frente a esta adversidad.

  1. Mantener la calma. Trata de respirar profundo y pararte a pensar. Intenta que los nervios no se apoderen de ti, en la mayoría de los casos el equipaje extraviado suele aparecer. Acude al mostrador de tu compañía para exponerles el problema. Recuerda que con malos modos no obtendrás mejores resultados, ya que el personal de tierra no suele ser responsable de ocurrido.
  2. Solicita el Parte de Irregularidad de Equipaje (PIR). Es muy importante que no pierdas el comprobante del equipaje facturado, que normalmente pegan detrás de tus tarjetas de embarque. Este es vuestro comprobante para reclamar y que verifica que tus maletas fueron facturadas. Una vez que estés en el mostrador con tu DNI o pasaporte solicita el Parte de Irregularidad de Equipaje. Es completamente necesario pedirlo y cumplimentarlo, antes de que te vayas del aeropuerto para dejar constancia de lo sucedido.
  3. Pon una reclamación. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda este paso por escrito en atención al cliente de la aerolínea para dejar parte de lo sucedido.
  4. Procura llevar equipaje de mano. Para que no te quedes literalmente con lo puesto, si tienes que viajar facturando, es mejor que lleves una maleta de mano que lleve algo de ropa interior y otras prensas básicas, además de algo de aseo personal.
  5. Plazos de reclamación. Para realizar la reclamación por los inconvenientes causados por la pérdida, retraso o daño de la maleta, debes presentar la reclamación formal y tu copia del PIR. Los plazos para cada caso son:
  • Daños en el equipaje: tienes 7 días desde la recepción del equipaje.
  • Retraso del equipaje: hasta 21 días desde la fecha en que deberías haber recibido el equipaje.
  • Pérdida del equipaje: No hay límite establecido en el Convenio, pero se recomienda realizar la reclamación lo antes posible, una vez transcurridos los 21 días durante los cuales la maleta ha estado “retrasada”, o después de que la compañía aérea haya confirmado que el equipaje está perdido.
  • Robo de equipaje: Si compruebas que algún objeto de tu equipaje ha sido robado, acude lo antes posible a denunciarlo a una comisaría de policía.
  1. Solicita una indemnización. En este caso se presentan dos opciones:
  • Averiguar cuál es la cobertura por demora en la entrega de equipaje, de la compañía aérea en la que voláis. Seguramente puedas saberlo a través de la web de la propia compañía, que es la que ha de responsabilizarse de la demora en la entrega.
  • Revisar tu seguro de viaje. Si has sido previsor, y has contratado un seguro de viaje entonces debes revisar las coberturas por pérdida o demora de equipaje, ya que es más que probable que la cantidad que te ofrezcan como compensación sea superior a la de la compañía. Es recomendable que lo notifiques en cuanto sepas que tu maleta se ha perdido para que te indiquen como proceder, o incluso si te adelantan dinero.
  1. Pide el “kit de pernocta”. Si tu maleta se ha perdido nada más llegar a tu destino, entonces estas en el derecho de solicitar el denominado “kit de pernocta”. Este se suele componer de productos básicos de aseo personal. Además, las compañías deben indemnizar por demora a sus pasajeros con un bono de gastos diarios o mediante el reembolso de los recibos. Por eso si necesitas ir de compras para tener ropa mientras llega tu maleta, es muy importante que guardes bien TODOS LOS TICKETS. Para poder luego solicitar el dinero por estos gastos.
  2. Equipaje dañado. Si aparece al fin tu maleta, pero te das cuenta de que está rota o dañada, también puedes reclamar por ella. Muchas aerolíneas indemnizan de forma ajustada al valor de la maleta o al objeto de su interior que ha resultado dañado. Otras compañías directamente le ofrecen una maleta nueva, similar a la dañada, o le remiten a una tienda concertada con la compañía para adquirirla allí.
  3. Guarda toda la documentación original. Billete, etiquetas de facturación de equipaje y tarjetas de embarque. Así como todas las facturas relacionadas con el incidente que puedan servirte para futuras reclamaciones.

Es fundamental que no pierdas la paciencia y reclames hasta el final, porque las compañías aéreas tratarán de darte largas para marearte y conseguir que te canses o que aceptes el menor dinero posible.

Si la compañía aérea no respondiese a dicha reclamación o no estás conforme con lo que te ofrecen tienes un plazo de dos años para acudir a los juzgados. Los convenios internacionales suelen establecer límites máximos a las indemnizaciones que deben abonar las empresas en los supuestos en que se produzca una incidencia de este tipo.

Has de saber que la responsabilidad máxima de la compañía en concepto de indemnización no puede superar los 1.131 derechos especiales de giro (DEG). Esta es una unidad que fluctúa diariamente y que se corresponde con una media entre diferentes divisas, cuyo valor establece el Fondo Monetario Internacional y que se puede consultar en la página del Banco de España.

La Comunidad Europea se rige el Convenio de Montreal, según el cual la responsabilidad del transportista por retraso, destrucción, pérdida o daños del equipaje debe indemnizar con una bonificación de unos 1.400 euros por pasajero.