El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Cómo hacer un huerto urbano en casa?

¿Cómo hacer un huerto urbano en casa? Trucos Hogar

La vida en la gran ciudad nos ha alejado de la naturaleza y es triste ver que muchos niños no conocen el origen de los alimentos que comen todos los días. Afortunadamente, tenemos otra opción para que tanto adultos como niños se diviertan: City Garden. En nuestra propia casa podemos cultivar muchas verduras compradas en el supermercado y convertir esta actividad en una especie de entretenimiento, porque ahora pasamos mucho tiempo en casa.

 

La jardinería es una actividad saludable que pueden disfrutar personas de todas las edades. Los huertos urbanos aumentan la motivación para poner en nuestras manos alimentos que no han sido adulterados y que conservan todo su sabor y propiedades nutricionales.

¡Ya sabes! El huerto urbano está al alcance de la mayoría de las personas, solo necesitas seguir algunos pasos básicos para instalarlo:

 -Espacio

Casi todo está aquí: desde la terraza hasta el balcón o la azotea. No importa lo pequeño que sea, siempre habrá espacio para contenedores con plantas. Lo único importante es que esté al aire libre y bien ventilado.

 

 -Luz de sol

No solo cualquier espacio es efectivo: la exposición directa a la luz solar es un requisito básico. Todas las plantas que producen frutas como tomates o pepinos necesitan al menos de 6 a 7 horas de luz solar. Las plantas de hojas verdes como la lechuga o las raíces con forma de zanahoria tardan de dos a tres horas menos. En cualquier caso, una terraza sin luz solar directa no ayudará.

-Envase

Puede ser de cualquier material, forma y tamaño. Lo importante es que tenga suficiente profundidad y tenga unos agujeros en el fondo para drenar el agua. Generalmente, cuanto más alta es la planta, más profundo debe ser el contenedor. Si desea cultivar tomates o cualquier otra planta frutal, la profundidad mínima para un desarrollo adecuado de las raíces es de 30 cm.

 

También es importante que el recipiente no se haya utilizado previamente para almacenar sustancias tóxicas, como pintura o agentes de limpieza. De lo contrario, somos libres de usar cosas existentes.

 

¿Semillas o plantas?

 

Ya tenemos espacio y suficientes contenedores. Ahora es el momento de tomar una decisión difícil: plantar semillas o plantas.

Plantar semillas es más complicado y lleva más tiempo, pero nos ahorra el trabajo de trasplantar semillas. Por otro lado, si usamos plántulas, entonces ya plantaremos las plantas y solo necesitaremos cavar un hoyo en el suelo para enterrar las raíces, pero esto costará más dinero. En cualquier caso, las semillas y plántulas se pueden comprar en el centro de jardinería. Se recomienda probar dos opciones, en ambos casos el fabricante debe brindar instrucciones detalladas sobre cómo continuar usando el producto.

 

Instalación y mantenimiento de huertos urbanos

Cuidar un huerto urbano es sencillo, pero requiere muy poca dedicación.

Antes de plantar o enterrar las plántulas, el primer paso es llenar el recipiente con tierra. Debemos utilizar suelo orgánico, preferiblemente una mezcla de suelo fertilizado y 50% de turba. La holgura es crucial. La tierra aglomerada dificultará el crecimiento de las raíces.

Una vez que el terreno está listo y hemos sembrado o plantado, lo principal a destacar es mantener los cultivos adecuadamente hidratados. Hay que tener en cuenta que al no haber piso debajo, el nivel de evaporación es muy alto. El riego debe realizarse casi a diario y debe penetrar profundamente en el suelo. De lo contrario, tendemos a desarrollar raíces superficiales que son más susceptibles al calor. También es importante no mojar las hojas al regar, porque nos puede gustar la aparición de enfermedades fúngicas.

Si el suelo debe estar enriquecido con nutrientes, lo mejor es elegir fertilizantes orgánicos como el compost. Al elegir compost no orgánico, es mejor usar compost de liberación lenta que se encuentra fácilmente en cualquier centro de jardinería. Hay que tener en cuenta que las plantas crecen en ambientes artificiales y limitados, y grandes cantidades de riego provocan la pérdida de muchos nutrientes con el agua.

¿Cuándo y dónde cultivar?

 

La siembra depende en gran medida de su residencia y de los cultivos que elija. Por lo general, el comienzo de la primavera es el momento de plantar, y el trasplante se puede realizar entre mayo y junio.

Aunque tenemos que excluir especies más grandes como la calabaza o el melón, que no tienen suficiente espacio para desarrollar sus sistemas radiculares, la posibilidad de que pueda crecer es enorme. Los tomates, la lechuga y los pimientos funcionan bien en todo tipo de recipientes y áreas geográficas. Sin embargo, no tiene que limitarse a las verduras. También se pueden cultivar sin problemas frutas como las fresas y la mayoría de plantas aromáticas. También se recomienda cultivar variedades de hortalizas cortas, que son más adecuadas para el cultivo en contenedores.

 

-También se deben considerar otros consejos para el cuidado de los huertos urbanos-

 

Aunque casi todo el mundo puede utilizar el cuidado de los huertos urbanos, se deben tomar algunas precauciones para lograr los resultados deseados. Uno de ellos está relacionado con la combinación de verduras. Algunas plantas se llevan bien entre sí, por el contrario, es mejor evitar algunas combinaciones. Por ejemplo, nunca debemos cultivar cebollas y ajos con frijoles o patatas, tomates o calabacines. No solo competirán por los mismos nutrientes, sino que también se obstaculizarán entre sí.

 

 

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.