Seguro que la palabra que más miedo te da cuando vas a una junta de vecinos es ¡Derrama! Se te encoge el corazón y te llevas las manos a las orejas para evitar escuchar el dinero que hay que pagar.

A nivel estatal no hay ninguna ley que obligue a una comunidad de vecinos a contratar una póliza de Seguros, ya que la Ley de Propiedad Horizontal no lo contempla. Únicamente hace referencia a que “con cargo al fondo de reserva de la comunidad podrá suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o bien concluir un contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales”.

Pero curiosamente hay excepciones, en la Comunidad de Madrid y en la valenciana si existe dicha obligación, y todos los edificios de estas dos Comunidades Autónomas deben contratar una póliza que cubra los riesgos de incendios y daños a terceros.

- Edificios Comunidad de Madrid: El artículo 24 de la Ley 2/1999 sobre medidas de calidad de la Edificación fija que “Todo edifico deberá estar asegurado por los riesgos de incendios y daños a terceros”.

- Edificios Comunidad de Valencia: La ley 8/2004 que fija el aseguramiento de los edificios de viviendas de la Generalitat, en el artículo 30 estipula que “es obligatorio que los edificios de viviendas estén asegurados contra el riesgo de incendios y daños a terceros”.