¡Nada más lejos de la realidad! Ahora es el turno de las bodas millennal. Sí, sí. Los jóvenes super progres que no paran de contarlo todo en las redes sociales, ¡ellos mismos! Son los que nacieron a finales de los 80 y durante todos los años 90 principalmente y ahora, pese a todos sus pronósticos, están pasando por la vicaría o ayuntamiento de turno para asentar las bases de su futuro junto a la persona amada.

Ahora que la última generación del siglo XX, está más cerca de los 30 que de los 20 años, estamos en plena era de bodas. Pero, por si acaso lo dudabais, los millennials no celebran bodas multitudinarias repletas de familiares que ni tan siquiera conocen. No, no, ahora la creatividad se apodera de estos eventos tan característicos y, los regalos para los asistentes no iban a ser menos…

Por ejemplo:

  • Zapatos planos con estilo para cuando las invitadas se cansen. Ahora los regalos han de disfrutarse. Se acabaron los alfileres o las figuritas de porcelana (horribles) que no sirven para nada… Bailarinas, sandalias, esparteñas…
  • Pack de supervivencia anti-resaca: anti-inflamatorios, analgésicos, protectores estomacales, chucherías, gomas de mascar y, ya de paso, tiritas para los pies… ¡En las bodas millennial se baila mucho!
  • Productos gourmet: cervezas artesanas, mieles, jabones… todo aquello que tenga una elaboración artesanal jamás puede estar malo.
  • Fotos enmarcadas, ¡en el momento! Sí, ahora, a parte del fotógrafo/a de turno, los invitados disponen de máquinas que imprimen al momento sus mejores recuerdos (o peores, depende la hora).
  • Lo más de lo más, ya comienza a verse en algunas bodas, se trata de un videoclip improvisado. ¿De qué trata? Todos los participantes tendrán que cantar la parte de una canción y… una vez se monte en post edición quedará un videoclip, ¡único!
  • Donativo: el regalo se convierte en algo simbólico, es decir, los novios donan ese dinero a alguna asociación. Por ejemplo: un pack de narices rojas de payaso, bolígrafos contra el cáncer… símbolos que ayudan a salvar vidas y encima quedas muy bien.
  • Cámaras desechables… ¡ahora lo difícil es elegir el momento ideal!
  • Mini planta, ¡lo más!

Lo más importante es que ha de ser algo que represente lo máximo posible a los novios, ¡dejaréis una huella imborrable! Solo os quedará ir a casa a disfrutar del comienzo de vuestras vidas, eso sí, con un buen seguro de hogar, ¡nunca se sabe!