Toallitas húmedas, papel, restos de comida, bastoncillos, higiene personal, maquillaje… ¿qué NO has tirado alguna vez por el fregadero o el WC? De un tiempo a esta parte, se ha creado una alarma social en torno a las toallitas y las tuberías. ¡Nunca hubiéramos imaginado lo gravemente perjudiciales que son! Bajo nuestros pies, hay montañas de toallitas estancadas.  Toneladas de un material que no se degrada tan fácilmente y que nosotros utilizamos diariamente, a la ligera. ¿Las vas a seguir utilizando? ¡Es para pensarlo mejor!

Pero, no solo son las toallitas las únicas culpables. La verdad es que prácticamente desde que disponemos instalación de tuberías en nuestros hogares (que, en términos de historia, no hace tanto) hemos estado vertiendo todo tipo de materiales. Menos mal que, a día de hoy la sociedad está más concienciada y, entre todos, lograremos dejar un mundo más limpio a las generaciones venideras y además, velaremos por la educación medioambiental.

Para los casos en los que el daño ya está hecho, no está demás conocer un par de trucos caseros que nos ayudarán a desatascar las tuberías y, si no lo hacen, no nos quedará otra que llamar al seguro de hogar para que envíen un técnico que tome medidas más profesionales.

Si no tienes seguro de hogar, CALCULA AQUÍ LA CUOTA QUE PAGARÍAS. ¡Te sorprenderá!

  • Agua hervida con sal. ¡El básico de los trucos caseros! Vierte el agua cuando esté hirviendo, con mucho cuidado y espera.
  • Bicarbonato y vinagre. ¡Lo más de lo más! A estos dos no se les resiste nada ni nadie.
  • Palo de alambre, no ser escrupuloso y tener mucha paciencia y “maña”. Quizá, puedes extraer por ti mismo los desechos atascados. ¡Por probar no perdemos nada!
  • Sosa caustica. ¿Quién no ha visto hacerlo en casa alguna vez? Si lo haces, mejor que no estén los niños en casa. Viértela en el grifo y déjala actuar durante unas horas sin abrir la corriente de agua.

Si todo esto no sirve… sabemos quien puede ayudarte.