La época de Navidad son días donde se producen gastos extras, por mucho que nos resistamos a ello.

Esta celebración de tradición cristiana parece haberse transformado, para muchos, en una celebración donde lo único que importa es ofrecer ese menú saludable en Navidad, sabroso y abundante para deleitar a los invitados, o intercambiar regalos con los familiares y amigos.

Si hay niños en casa, la Navidad se vive con más intensidad aun si cabe: poner juntos el Belén, comprar el árbol de Navidad, las figuritas, las bolas, el espumillón, los juguetes que serán ofrecido como sorpresa el día de Reyes, etc.

Reconozcámoslo: el roscón, los polvorones, las luces navideñas, los regalos, la comida para la cena, el traje de nochevieja… El resultado de todo lo que envuelven estos días es un obligado desembolso de dinero importante.

Las compras navideñas son una realidad que el grupo ING ha querido analizar con atención: ¿hasta qué punto nos vemos obligados a gastar dinero en Navidad? La Encuesta Internacional de ING realizada por la entidad, ‘Navidad y Ahorros 2016’, ha dejado bastante claro lo que la mayoría de los españoles opina sobre estas fechas navideñas.

Casi un 85% de los españoles reconoce que el verdadero sentido de la Navidad se ha desvirtuado del todo y que ahora mismo se trata de una época diseñada para que las personas consuman. Más de la mitad de los españoles confiesan sentirse forzados a gastar dinero en Navidad.

Lejos de ser compras que se realizan con ilusión, el gasto navideño supone una preocupación para millones de hogares que se ven forzados a realizar un desembolso de dinero que no se pueden permitir. Casi la mitad de los españoles se ven obligados ahorrar durante todo el año para poder asumir el gasto que suponen las compras navideñas. La tranquilidad en el hogar se rompe, de esta forma, en época navideña.

Podemos buscar muchos métodos para ahorrar dinero, dar con la oferta más llamativa o evitar las aglomeraciones en tiendas realizando la compra navideña a través de Internet y sin estrés. Pero la encuesta realizada por ING deja un hecho claro. Las compras navideñas suponen una preocupación para muchas personas y un gasto obligado que genera frustración y ansiedad a aquellos que no se siente con la capacidad de asumirlo.

¿Te sientes identificado con los resultados de esta encuesta? ¿Tú también te sientes forzado a gastar más dinero en Navidad?