Existe un pueblo, muy cerquita de España que cada verano engalana sus calles de ganchillo. Si, si has leído bien. Vila Nova de Cerveira, es un pueblecito del norte de Portugal, pegado a Galicia que es famoso por vestirse de esta forma artesanal.

Situada en el distrito de Viana do Castelo en Portugal, de la que la separan 36 kilómetros, cerca del río Miño y al borde de la frontera con España, se encuentra Vila Nova de Cerveira, una pequeña villa portuguesa de apenas 1.400 habitantes.

Este pueblo, es bastante conocido especialmente por los pontevedreses, es un destino turístico que respira el romanticismo portugués por todos sus costados. Es especialmente famoso su mercadillo que se celebra todos los sábados y en el que se encuentra de todo: ropa, calzado, comida, muebles, plantas, etc.

La iniciativa de vestir al pueblo de ganchillo nace en 2014. Fue cuando su ayuntamiento propuso a los habitantes del pueblo, elaborar adornos de ganchillo para el festival "Crochet sai à rua", en castellano, el ganchillo sale a la calle. La propuesta fue muy bien recibida entre los vecinos, y participaron residencias para mayores, asociaciones, comercios, y vecinos.

Los habitantes se unen durante todo el año para tejer la decoración que lucirá su pueblo desde el mes de julio hasta el mes de septiembre. Durante este periodo, sus calles lucen totalmente decoradas en crochet con arcos festivos, toldos de flores, fachadas escrupulosamente tapizadas, muñecos gigantes y esculturas de ganchillo que no pasan desapercibidas para los que la visitan. Incluso sus famosos ciervos, que dan nombre a esta villa quedan decorados.

Además, este pueblo es conocido como la “Vila das Artes” por ser pionera en la realización de la más antigua Bienal de Arte Internacional dentro de Portugal, la Bienal de Cerveira. Se realiza desde el año 1978, y ha pasado a ser punto de encuentro de artistas de todo el mundo. Se celebran exposiciones, conferencias, debates, espectáculos, performances…que se desarrollan en diferentes espacios, como el Forum Cultural, el Castillo, el Convento de São Paio.

Esta villa tiene también varios atractivos turísticos que puedes visitar.

Castillo de Vila Nova de Cerveira

El rey Dionisio de Portugal, ordenó la construcción del castillo -más bien concebido como una fortaleza, pues se remonta a su origen medieval- de Vila Nova de Cerveira en 1321 para defender este municipio de reciente creación. Esta edificación, sufrió posteriores reformas para ir ensanchando sus muros, y en 1476, D. Leonel de Lima, primer vizconde de Vila Nova amplió sus murallas defensivas. La información escrita más antigua que se conoce de esta edificación, data del reinado de D Sancho II entre los años 1223 y 1248, aunque se cree que en esta época solo existía una torre defensiva.

El castillo albergaba las casas de la población. El ayuntamiento data del siglo XVI y la iglesia parroquial, reconstruida en 1877.

Esta fortificación es de planta ovalada, típica del estilo gótico, con muros en aparejo coronados por almenas, recorridas por un adarve y defendida por ocho torres de planta cuadrada, destacando los restos de dos matacanes y de la del Homenaje. A sus pies se encuentra la desembocadura del río Miño. Al castillo se accede por dos puertas conectadas entre sí por una calle (Rua Direita). La puerta de la Barbacana se encuentra en el sureste del conjunto. Frente al río, al noroeste, se abre una pequeña poterna.

Las visitas son de acceso libre.

En la plaza se encuentra la "Casa Verde" con su decoración con azulejos, muy típica de esa zona en Portugal.

Museo Convento San Payo

En las colinas de este municipio encontrarás el Museo Convento San Payo que cuenta con una casa principal repleta de esculturas y pinturas. En sus jardines alberga una gran cantidad de formas esculpida. Además, al lado del convento hay un precioso bosque en el que podrás dar un paseo.

Si estás planeando un viaje por el norte de la península, toma nota, y déjate caer por este pueblito lleno de encanto.