Proteger nuestra salud es algo que todos procuramos. Por ello, todos recurrimos en muchos momentos a ciertos medicamentos que suponen un seguro para nuestra salud y que pueden aliviar o curar los síntomas de una dolencia.

Pero estos productos también pueden convertirse en un arma de doble filo si no se toman de la manera adecuada. La automedicación, es uno de los malos hábitos más comunes entre la población, algo que puede ser contraproducente para la salud.

Otro de los problemas asociado a estos productos es el de consumir medicamentos caducados.

En la mayoría de los hogares existe un botiquín donde se suelen acumular todo tipo de medicamentos. A veces pueden pasar meses e incluso años desde su primera ingesta hasta la siguiente. No mirar la fecha de caducidad de un medicamento es un error que puede ser muy perjudicial para la salud.

¿Cuáles son las consecuencias de tomar un medicamento caducado? No siempre ocurre y puede ser posible que produzcan el efecto deseado, pero también pueden darse las siguientes situaciones:

  • La primera y más evidente es que el medicamento caducado perderá sus propiedades físico-químicas y por lo tanto ya no producirá el efecto deseado.
  • También puede  ocurrir que debido a esas alteraciones físico-químicas, el medicamento caducado pueda provocar algún tipo de alergia o intoxicación que, dependiendo del producto utilizado, podrá ser más leve o más grave.
  • Uno de los riesgos del uso excesivo de antibióticos, es que tu organismo desarrolle una resistencia bacteriana que, con el tiempo, hará a estos productos sanitarios  ineficaces para tu organismo.

Para evitar todas estas consecuencias provocadas por tomar un medicamento caducado, los expertos recomiendan que, al menos una vez al año, se revisen todos los que acumulamos en casa. Es importante conservarlos en sus cajas y buscar bien la fecha de caducidad, que muchas veces no se encuentra en lugares demasiado visibles.

Una vez que detectes los medicamentos caducados, debes deshacerte de ellos.

Un error que suelen cometer muchas personas es tirar los productos que ya han vencido su fecha de caducidad a la basura o al inodoro. Esto puede ser perjudicial para el medio ambiente y para la salud, ya que las alteraciones que experimenta un medicamento en mal estado pueden resultar tóxicas o contaminantes.

Lo mejor  que puedes hacer cuando te dispongas a desechar medicamentos caducados, es llevarlos a algún centro de recogida para reciclar. Infórmate en algún centro sanitario o en farmacias de cuál es el punto más cercano para ti.