El blog de los seguros de El Corte Inglés

Consecuencias de la vida sedentaria en los niños

Consecuencias de la vida sedentaria en los niños Vida Saludable

La falta de actividad física no solo está presente en el día a día de los adultos, que debido al estrés laboral son incapaces de sacar media hora para ejercitarse, sino que afecta cada vez más a los niños y adolescentes.

La salud adulta se protege desde la infancia y, con las últimas encuestas elaboradas por la Organización Mundial de la Salud no augura pronósticos positivos para el futuro de nuestros hijos.

Nuestro país cuenta con unas ventajas que por desgracia otros países no disponen para mantener un buen estado de salud. Entre estos factores destacan la dieta mediterránea y el clima cálido, que facilita la práctica de ejercicio al aire libre.

Pues bien, el cambio de patrones culturales está afectando a los dos parámetros más importantes de la salud de los niños: el ejercicio físico y la alimentación.

El resultado del último estudio de la OMS es realmente alarmante. Solo cuatro de cada 10 escolares hacen el ejercicio físico mínimo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (60 minutos al día de actividad moderada o vigorosa). El 63,6% de los niños y adolescentes no cumplen estos mínimos. Y en este patrón tan poco saludable, las chicas están peor posicionadas. El 70,4% no alcanza ese mínimo, frente al 56,3% de los chicos, lo que significa que ellas sufrirán doblemente las consecuencias.

Además, la situación actual de pandemia ha conseguido elevar un poco más estos datos negativos. La prohibición de la práctica de actividades extraescolares para evitar contagios y el miedo a que nuestros hijos se relacionen con otros ha provocado que los niños pasen cada vez más tiempo frente las pantallas. Estos nuevos hábitos sedentarios son cada vez más frecuentes, entre los menores de 14 años, aumentando las consecuencias del sedentarismo en los niños.

 

¿Cómo sé si a mi hijo le está afectando el sedentarismo?

Los efectos principales que origina la vida sedentaria son el bajo rendimiento, el desánimo, el estrés, la disminución de la autoestima y las dificultades en la concentración.

Estos comportamientos y emociones son provocados por el desarrollo inadecuado de las conexiones neuronales del cerebro debido a la pérdida de los hábitos saludables y la disminución o ausencia de la actividad física.

Por lo tanto, en esta nueva normalidad, los padres deben ser los responsables de realizar alguna actividad física con sus hijos, tanto al aire libre como en casa, para evitar que el sedentarismo se convierta en su modo de vida.

 

Consecuencias del sedentarismo infantil

Como ya sabemos, el sedentarismo es muy perjudicial para la salud de los niños. Nos debemos preocupar en el momento que nuestro hijo realice menos de 10 minutos de actividad física continua, ya que esto se traduce en un gasto energético inferior a 500 calorías semanales. Para que un niño no caiga en el sedentarismo, los padres, colegios, y demás personas de su entorno, deben incentivarle a realizar cualquier actividad física.

 

  1. El sedentarismo provoca sobrepeso y obesidad. La falta de ejercicio y actividad física regular, acompañado de una alimentación desequilibrada, puede provocar un aumento de peso excesivo causando problemas tan graves como la obesidad, hipertensión, diabetes, problemas de autoestima, etc.
  2. Alteraciones de colesterol y triglicéridos. El sedentarismo también puede provocar a los niños trastornos específicos en su etapa adulta.
  3. Problemas articulares. Al no realizar ningún tipo de actividad física, son mucho más vulnerables a que tengan dolores articulares y musculares.
  4. Aislamiento social. Si nuestro hijo pasa muchas horas solo jugando a videojuegos, viendo series o en las redes sociales en vez de salir a jugar al parque o practicar algún deporte en equipo, tendrá más posibilidades de sufrir depresión y/o ansiedad.

 

Beneficios de la actividad física en los niños

Las ventajas que tiene la actividad física en los niños son innumerables. Las más destacables son:

-       Les permite desarrollarse con más facilidad en su entorno.

-       Practicar ejercicio como actividad física o cualquier actividad psicológica no es una obligación sino una forma de vida. Es importante que los niños generen un interés especial por cualquier actividad física que practiquen ya que probablemente y gracias a ese interés, se podrá convertir en un hábito a lo largo de su vida.

-       Una vida saludable. El deporte contribuye al desarrollo adecuado del sistema musculoesquelético ayudándoles a crecer de forma saludable y a evitar el desarrollo de alguna patología.

-       También tiene beneficios psicológicos y sociales. Libera el estrés, se relaciona con otros niños de su edad con intereses parecidos.

-       El rendimiento académico también mejora con la práctica deportiva. Está comprobado científicamente que practicar algún tipo de deporte está ligado a la atención, concentración y memoria de los humanos. Por lo tanto, los estudiantes que practican más deporte presentarán mejores resultados académicos.

 

La Sociedad Española de Neurología nos ofrece una serie de recomendaciones para mantener una óptima salud física y mental en la etapa infantil:

 

●      El tiempo de descanso de los niños debe rozar, siempre que se pueda las 9 o 10 horas.

●      Tener una vida activa e introducir hábitos saludables en la familia para llevarlos a cabo desde edades tempranas.

●      Entre las distintas medidas para evitar el sedentarismo, se puede optar por ir al colegio caminando, salir a pasear por el parque o realizar actividades al aire libre en familia.

●      En cuanto a la actividad física, se recomienda hacer ejercicio durante 45 minutos o una hora cada día.
Limitar los tiempos ante las pantallas e interrumpir su visionado si este es excesivo para que el niño haga otras actividades como jugar en la calle.

●      Se recomienda incluir algún deporte dentro de las actividades extraescolares.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.