Mantener una buena salud mental está en tu mano y en cómo organizas tu vida a pesar de las responsabilidades y problemas que te puedan rodear.

El estrés es una de las lacras de esta era que nos ha tocado vivir, y en millones de casos, se da por no saber cómo equilibrar la vida personal con la laboral.

La presión de tu puesto laboral, las exigencias de tus superiores, la falta de tiempo, ocuparse de la casa, cuidar las relaciones sociales… parece una misión imposible. Pero no lo es.

Se trata de una cuestión de actitud, de organización y de saber priorizar.

A continuación te ofrecemos unos cuantos consejos para equilibrar tu vida personal con la laboral. Esperamos que te sirvan de ayuda:

  • Primera idea que debes mentalizar y grabar a fuego en tu cabeza: el trabajo nunca se acaba. Siempre va a quedar trabajo pendiente. La idea de “termino y me voy”, no es real. Nunca se termina.
  • Sé organizado: planifica las tareas que tienes que realizar cada día e intenta imponer un horario para cada una de ellas. Dentro de ese horario debes incluir espacios de tiempo libre para tus asuntos personales que debes intentar respetar.
  • Aprende a decir “no”: para poder equilibrar tu vida personal con la laboral, es importante que tengas este consejo en cuenta. Muchas personas tienden a adquirir demasiados compromisos que acaban por desbordarles. Si tiendes a caer en este error, lo único que estarás haciendo es no proteger tu salud frente al estrés, además de que terminarás por no cumplir al completo y de forma satisfactoria ninguno de tus propósitos, ya sean laborales o personales.
  • Evita trabajar fuera de tu horario laboral: tu tiempo fuera de la oficina o de tu puesto laboral, sea cual sea, debe ser sagrado. Una vez finalizada tu jornada de trabajo, desconecta. Evita consultar correos electrónicos o contestar llamadas que tengan que ver con asuntos laborales. Tu tiempo libre debes dedicarlo a ti y a los tuyos.
  • Elimina el sentimiento de culpa: las personas que no se ven capaces de conciliar la vida personal con la laboral, suelen sufrir un gran remordimiento cuando sienten que desatienden una de las dos cuestiones. Protege tu salud mental eliminando este sentimiento de tu cabeza, para que ambas parcelas de tu día a día concilien, debes priorizar en ambos ámbitos de tu vida, y debes hacerlo sin sentimiento de culpa. Sé realista y admite que no se puede hacer todo a la vez. Prioriza las tareas más importantes en ambos casos.