El consumo de azúcar en niños, como el de cualquier otro tipo de nutriente, debe ser equilibrado y controlado.

Muchos alimentos, que los niños consumen en su dieta diaria, ya contienen azúcar, por lo que es necesario dosificar la cantidad de dulces y golosinas que tanto les gusta, ya que implican un incremento de aquel en su organismo.

Es inevitable; los niños van a demandar el consumo de golosinas: caramelos, helados, bollos, chucherías, chocolatinas...  La glucosa (hidratos de carbono) es esencial para el crecimiento de los más pequeños y una fuente de energía vital, pero debes saber que el consumo de azúcar en niños, si no se controla de la manera adecuada, puede causar problemas en su salud.

El consumo de azúcar en niños de manera descontrolada, puede provocar, entre otras dolencias:

  • Dolores de estómago
  • Caries
  • Obesidad
  • Dolores de cabeza
  • Diabetes
  • Enfermedades cardíacas

Además, existe la creencia popular de que un exceso de azúcar en el organismo de un niño, altera la capacidad de concentración del mismo y le puede producir excitación e hiperactividad, aunque los científicos no han encontrado hasta la fecha evidencias clara de que sea así.

Todo lo mencionado  no implica que los niños no puedan darse algún que otro capricho dulce de vez en cuando. Lo importante es educar al niño desde que cumple el año de edad (etapa de la vida en la que comienza a ingerir azúcar). Los adultos debemos ser un ejemplo para ellos en todo, por lo que también en lo que se refiere a la alimentación.

Debemos, por lo tanto, acostumbrarles desde pequeños a la rutina de una dieta sana y equilibrada. Y si te preguntas ¿cómo controlar el consumo de azúcar en niños cuando éstos demandan dulces y golosinas? Nuestro consejo es que crees unas normas a seguir:

  • Déjales claro que pueden darse un pequeño capricho sólo un día a la semana.
  • Siempre debe hacerse de la manera y con las cantidades que el adulto paute.
  • También puedes sustituir ciertos dulces por frutas y zumos de atractivos sabores para los más pequeños.