El blog de los seguros de El Corte Inglés

Cuál es la mejor postura para dormir en el embarazo

Cuál es la mejor postura para dormir en el embarazo Vida Saludable

El embarazo es una de las etapas más bonitas para las mujeres, pero es también una de las fases en las que se experimentan más cambios y de forma constante. No siempre es una época fácil para todas y como es lógico, cada persona tiene unas necesidades.

Estos cambios no sólo se producen en su cuerpo también provocan cambios en sus rutinas y hábitos. Si estás embarazada es muy probable que uno de los cambios que te resulten más incomodos sea el momento de dormir. Seguramente sea durante el primer trimestre cuando apenas tengas dificultades para conciliar el sueño en la postura que más te guste, pero a medida que vaya avanzando la gestación tu tripa irá creciendo más y se te hará más complicado poder acomodarte en la cama.

Seguro que en este punto te cueste dormir y no sepas como ponerte, si buscas una solución, te vamos a dar unas cuantas claves.

¿Cuál es la postura más recomendada?

La mejor postura para dormir durante el embarazo es de lado, y hacerlo concretamente del lado izquierdo. Te preguntarás porqué, pues hay motivo. Esta posición ayuda a la circulación sanguínea, y especialmente a la placenta, de modo que los nutrientes y el oxígeno van a llegar más rápido al bebé. También se recomienda el uso de almohadas entre las piernas, para que mantengas la columna vertebral recta y evites que el peso de una pierna caiga sobre la otra.

Además, de esta manera evitarás problemas de circulación, ya que tendrás menor hinchazón en las piernas, en los tobillos o manos y las temidas varices, calambres y pinchazos.

Así mismo se recomienda mantener los pies elevados. Por eso acostarse con unas almohadas bajo los gemelos alivia la hinchazón de las piernas y de los pies. De esta forma se previene la aparición de varices, calambres y pinchazos en las piernas.

Durante los meses que dura el embarazo, es posible que algunos síntomas y molestias propias del embarazo como las náuseas, la acidez estomacal, las ganas de orinar o tus propios ronquidos te quiten o perturben el sueño. Entra dentro de lo habitual y, a veces, son problemas inevitables. Si ya tenías malos hábitos antes de la gestación, estos pueden verse agravados en esta etapa.

Posturas que debes evitar para dormir

Existen diferentes posturas que pueden entorpecer tu sueño, por eso si quieres tener el mejor descanso posibles debes evitar:

  • Dormir sobre tu estómago: evidentemente durante el primer trimestre no será ningún problema, pero es preferible que evites ejercer presión sobre el estómago. Es malo tanto para el bebé como para la futura madre. En esta posición el bebé se ve aplastado por el útero y la mujer pone presión sobre sus órganos.
  • Dormir sobre la espalda: Es probable que en cierto punto de embarazo puedas tener diferentes problemas como respiratorios, presión en el sistema digestivo, presión arterial baja e incluso se puede reducir la circulación al corazón y al bebé. Pues dormir boca arriba incrementa estos riesgos.
  • Dormir sobre el lado derecho. El motivo no es otro que es el lado donde se sitúa el hígado y esta postura le sometería a presión. Además, es donde se encuentra la vena cava por la que circula una gran cantidad de sangre, la cual podrías llegar a comprimir optando por esta posición.

Otros aspectos que debes tener en cuenta para poder descansar correctamente durante la noche es comer alimentos ligeros y evitar beber muchos líquidos en las últimas horas del día. Esto evitará que nos vayas tantas veces al baño durante la noche.

Procura seguir un horario para dormir. Trata de regular tu horario de sueño y vigilia, acostándote y levantándote a la misma hora todos los días. Y recuerda que un buen sueño es salud.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.