Cuándo poner pendientes a un bebé es una pregunta que se realizan muchos padres y que por proteger la salud de sus bebés dudan cómo y cuándo hacerlo.

Lo cierto es que los agujeros en las orejas para colocar pendientes en ellas, se pueden realizar a cualquier edad, pero si decides hacerlo en bebés, te encontrarás con diferentes opiniones al respecto.

Hay países, como por ejemplo EEUU, que prefieren esperar a que la pequeña cumpla dos años de edad para perforarle las orejas. Consideran que a esta edad, las niñas ya están vacunadas y pueden estar más protegidas y preparadas para cualquier tipo de complicación e infección.

En nuestro país, es costumbre perforar las orejas en recién nacidas. La mayoría de los especialistas en pediatría te asegurarán que, aplicando los cuidados necesarios, esta intervención será completamente segura y producirá un dolor muy leve en la pequeña.

Si tienes dudas sobre cuándo poner pendientes a un bebé, lo mejor que puedes hacer es preguntar al especialista de tu centro de salud o de la zona de maternidad de tu hospital. Estos profesionales de la salud sabrán recomendarte cuál es el momento adecuado para perforar las orejas de tu bebé y de qué manera debes hacerlo.

Muchos centros hospitalarios ofrecen este servicio tras el parto. También, hay multitud de farmacias donde realizan la perforación de lóbulos en niñas pequeñas.

Lo más importante es que, una vez que hayas decidido cuándo poner pendientes a un bebé, lo hagas sólo en este tipo de centros. Nunca dejes a tu pequeña en manos de inexpertos.

El pediatra sabrá recomendarte el mejor lugar para realizarle los agujeros en las orejas a tu pequeña, ya que en estos centros disponen del material y de las herramientas adecuadas, esterilizados y que cumplen con todas las garantías de higiene obligatorias para que no surja ninguna complicación.

En cuanto a si tu bebé sentirá dolor o no, piensa que al perforar la piel, es normal que note una cierta molestia momentánea. No te preocupes. Lo lógico es que llore un poco, aunque también es cierto que a esas edades, el cartílago y la piel de la oreja aún son muy finos.

Una vez realizados los agujeros, el médico o el especialista que se los haya efectuado, te dará las mejores recomendaciones sobre los cuidados posteriores que debes aplicar en la perforación para evitar infecciones o mala cicatrización.

Con todas estos consejos que te hemos ofrecido, en el momento que decidas cuándo poner pendientes a un bebé, estamos seguros de que lo harás de una forma mucho más tranquila, pues estarás seguro de que el proceso se va a realizar de la manera correcta.