Domingo por la noche. Terminas de comer una deliciosa pizza y de repente dices, mañana lunes me pongo a dieta.

Bien, es una decisión acertada, no solo por perder algún kilito de más, sino por empezar a alimentarnos de forma saludable y realizar un poco de ejercicio físico.

Estos son los errores más comunes cuando empiezas a hacer régimen:

- Pesarse todo el tiempo. Ten en cuenta que el cuerpo, depende de la hora del día y por otros factores como la regla, pesa más menos. Es un horror obsesionarse con ese tipo de cosas. Pésate cada semana o cada diez días para ver la evolución.

- Ayunar. Esto es un graso error. El hecho de prescindir de alguna comida como la cena o el desayuno, desatará alteraciones en los niveles de glucemia de nuestro organismo desencadenando atracones o sensación de debilidad y mal humor.

- Eliminar alimentos. Otro error. No debes prohibirte todo tipo de alimentos calóricos y grasos que conozcas. Lo normal es que no los consumas a diario, pero de vez en cuando es preferible darte un capricho. De esta forma verás que no tendrás esa ansiedad de sentirte más por haberte saltado la dieta.

- Procura no comer fuera de casa. De esta forma evitarás tentaciones, formas de cocinar poco saludables, guarniciones exageradas, etc.

- No hacer ejercicio. Aunque sabemos que lo principal para perder peso es adoptar una alimentación saludable y equilibrada, el hacer ejercicio nos ayuda a ver los resultados más rápido y lo más importante, al perder peso y no endurecerlo con pesas o ejercicios específicos, quedará la piel y carne blanda.

- Varía la comida. No estés comiendo todos los días ensaladas o pollo a la plancha porque te cansarás rápido y te parecerá tedioso. Cambia el pensamiento, es un buen momento para aprender a cocinar recetas y platos nuevos. ¡A lo mejor eres un auténtico cocinillas!